ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Salsa de chiles por Carlos Maribona

Ibiza. Un hotel de lujo, un gastrobar y un bullit de peix

Ibiza. Un hotel de lujo, un gastrobar y un bullit de peix
Carlos Maribona el

Escapada de fin de semana a Ibiza para conocer uno de los mejores hoteles de las Baleares, MIRADOR DALT VILA, un acogedor alojamiento que pertenece a Relais&Chateaux y que está situado en la parte alta de la capital ibicenca, a los pies de la catedral. Con todo tipo de detalles (de esos que marcan el verdadero lujo) y un desayuno muy cuidado. El hotel cuenta también con un restaurante, ES MIRADOR, que se centra en el buen producto local aunque con elaboraciones sofisticadas, en ocasiones en exceso. No cocina nada mal el chef de este hotel, aunque aún tiene que simplificar un poco algunos platos, demasiado recargados de ingredientes.

Comedor de Es Mirador

Hay una carta breve con precios altos (estamos en Ibiza y en un hotel de lujo). Mucho más asequible el menú degustación (80 euros) que es por el que optamos. Para empezar, un tartar de mero y gamba roja, sobre la base de muy buena materia prima. Lo acompaña con caviar, frambuesas (innecesarias) y un helado de apio. El soporte en que se sirve, casi congelado, hace que el tartar resulte excesivamente frío. Una pena porque, frambuesas aparte, está rico.

Arroz de gamba roja en Es Mirador

Lo mejor del menú, el arroz meloso de gamba roja con sepia y algas. Un arroz muy sabroso, perfecto de punto, con las gambas laminadas en forma de carpaccio por encima. Pescado de calidad en la suprema de gallo san pedro con manzana, apio y salsa cítrica. Buen punto del gallo y buen contraste de la salsa que lo acompaña.

Suprema de gallo san pedro en Es Mirador

El plato de carne es una paletilla de cordero lechal con remolacha en texturas y ajo negro. Bien el cordero, tierno y jugoso, pero le quitan protagonismo tantas cosas en el plato, especialmente remolacha y ajo negro, que le restan sabor. En mi caso pido cambiar el cordero por un steak tartar, a lo que acceden sin problemas. Llega hecho de la cocina. Buena carne, picada a mano. Pero sin sentido alguno incorporar en medio un trozo de foie fresco. Mucha grasa para un plato que necesita todo lo contrario, elementos que lo refresquen. Tengo la impresión de que lo que se pretende es, en cierta medida, “justificar” el precio del tartar, que en la carta cuesta 40 euros.

Steak tartar en Es Mirador

De postre, una agradable mousse de champán con cassis e infusión de flor de hibisco. Los precios de los vinos son, también, muy altos. Insisto en que estamos en Ibiza y en un hotel de lujo. Por 45 euros hay un acompañamiento recomendado, una copa para cada plato: manzanilla Papirusa de Lustau; Sauvignon blanc Gitton Les Belles Dames; albariño Envidia Cochina; tinto de Ribera de Duero Astrales, y, para el postre, un tokay Chateau Dereszla 5 puttonyos. Se puede cenar en el comedor o en la terraza delantera del hotel (imagen que encabeza este post), que da directamente a la (tranquila) calle.

SA BRISA. Cena ligera de picoteo en la casa madre de este gastrobar que, como muchos de ustedes saben, tienen otra desde el pasado año en Madrid. Bastantes platos de la carta coinciden. Por ejemplo el bodegón payés, una tabla de productos caseros que combina embutido de cuello de cerdo negro, queso de cabra de Ses Cabretes, paté de conejo, manteca de cerdo con hierbas ibicencas, tomate rallado y pan de trigo “xeixa”. Es sin duda una muy buena entrada, especialmente el paté.

Bodegón payés en Sa Brisa

Probamos también una correcta ensalada de rúcula, albaricoque y almendras aliñada con una salsa similar a la romescu; un ceviche de pez araña; y unas gambas rojas de la isla (de las pequeñas) en unos tacos de lechuga con salsa chipotle. Lo mejor sin duda. Como extra, un perrito caliente de calamar. Muy satisfactorio todo, con una agradable terraza en el centro de la ciudad. Buen sitio este gastrobar para una cena informal en la capital.

Tacos de gamba roja en Sa Brisa

PORT BALANSAT. Por recomendación del director de hotel Mirador de Dalt Vila nos acercamos al norte de la isla, al Puerto de San Miguel. Allí, sobre la misma playa, está este restaurante de cocina marinera, con una amplia terraza y un más amplio comedor. Lleno de público local, lo que (casi) siempre es una buena señal. Manejan género de calidad de la isla y lo trabajan con acierto. Nos quedamos sin probar las espardeñas, que no tenían ese día pero sí unas estupendas gambas rojas, no muy grandes de tamaño pero bien llenas y ricas.

Comedor y terraza de Port Balansat

Y luego el gran plato ibicenco, el bullit de peix. Lo hacen muy bien en esta casa. Primero los pescados de roca del día con su correspondiente alioli en caldo, muy sabrosos. Y luego su correspondiente arroz, perfecto de punto, fondo impecable, hecho en una capa muy fina. Para comerse toda la paella y eso que la ración es muy abundante. Bien cobrado el bullit: 34,50 euros por persona. Floja oferta de vinos, así que optamos por la cerveza. Vale la pena acercarse hasta este rincón de la isla.

Primer pase del bullit de peix en Port Balansat
Restaurantes Españoles

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes