ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Salsa de chiles por Carlos Maribona

Casa Fermín, un clásico de Oviedo

Carlos Maribona el


Apurando las últimas horas en Asturias, un ligero incidente con el coche me ha traído a Oviedo, así que he aprovechado para revisitar un clásico de Vetusta, CASA FERMÍN. Luis Alberto Martínez en la cocina y su mujer, María Jesús Gil, en la sala (los dos en la foto) han convertido el restaurante familiar fundado en 1924 en uno de los lugares imprescindibles para comer cuando se visita la capital del Principado. Siempre digo que la mayor injusticia de las estrellas Michelin en Asturias no está tanto en alguna concedida por arte de magia como en la ausencia en esa lista de Casa Fermín. Luis Alberto es uno de los cocineros que más han hecho por la renovación de la cocina asturiana, por situarla en el lugar preferente que ahora ocupa. Y ese mérito no ha sido suficientemente reconocido. Son otros los que se han puesto los galones y se han colgado las medallas. La suya es una cocina clásica actualizada, muy técnica, combinando tradición y modernidad. Por eso no faltan en su carta la fabada o el arroz con leche, junto a platos mucho más creativos.


Lunes de julio, comedor de arriba (no fumadores) casi lleno, lo mismo que el de abajo (fumadores). Menú degustación de 50 euros, aunque no queremos comer mucho por lo que optamos por la carta. Aperitivo de crema fría de zanahoria muy agradable. Luego compartimos unas estupendas croquetas de queso La Peral, bien cremosas, y un lomo de salmón con yogur y aceite de vainilla, no está mal la combinación, aunque no acaba de convencernos. De segundos, tres pescados: un correcto mero al horno con tallarines de calamar, tal vez con un punto más de cocción del necesario; un espléndido bacalao con salsa vizcaína y un pil pil de verduras; y un atrevido lomo de bonito con piña, sandía y jugo tostado (perfecto el bonito, sonrosado y jugoso; peculiar la combinación con elementos dulces pero resulta muy bien).


De postres, buena torrija tostada con helado de flor de azahar; correcta cuajada casera con miel, y decepcionante arroz con leche, menos cremoso de lo esperado y con el arroz algo entero. Todo acompañado con un Guitián sobre lías, perfecto para los pescados. Menos de 50 euros por cabeza.


Mañana, remate asturiano en el REAL BALNEARIO DE SALINAS, del que les daré cumplida cuenta, y rumbo a Madrid antes de viajar, verano obliga, a Marbella, donde llevo una agenda gastronómica cargadita. Mientras tanto, sigan votando para el Concurso Salsa de Chiles. A pesar de las pegas y a pesar de los problemas, parece que la cosa se va encauzando.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes