ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Alejandradeargos por Elena Cué

Fundación Louis Vuitton: Colección, segunda fase

Fundación Louis Vuitton: Colección, segunda fase
Ángeles Blanco el

¿Una nube? ¿Un iceberg? ¿Un barco? Quizá lo de menos sea qué representa e importe más lo que a cada uno le sugiera… al menos así lo afirma Bernard Arnault, el magnate francés que ha financiado el imaginativo edificio diseñado por Frank Gehry y que, como Museo de la Fundación Louis Vuitton, alberga ya parte de su colección de arte, en concreto, las obras de la segunda mitad del siglo XX.

 

El espectacular edificio, enclavado en el Bosque de Bolonia en París, nace con la idea de convertirse en espacio dedicado a promover la creación artística y para ser la sede de su colección permanente y de exposiciones temporales; cuenta con un espacio multidisciplinar que podrá utilizarse como auditorio o sala de eventos, un centro de documentación interactivo y un café.

 

Este espacio se ha convertido ya en punto de atracción turística de París, y no solo por su contenido. Fruto del talento extraordinario de Frank Gehry que, como todos sus proyectos, supone un desafío técnico y un hito estético, este edificio, que asemeja una nube suspendida entre los árboles, se ha construido con 13.500 m2 de paneles de vidrio hechos a medida que se ondulan entre la exuberante vegetación del Jardín de Aclimatación, situado en el emblemático parque parisino, y al que se abren multitud de terrazas con vistas panorámicas. El arquitecto no ha descansado hasta «diseñar un magnífico buque en París que simboliza la vocación cultural de Francia» – Así explica Gehry su intención – «A imagen del mundo que está en constante cambio, queríamos diseñar un edificio que evolucione en función de la hora y la luz para crear una impresión de fugacidad y cambio continuo».

 

Pues bien, desde el 17 de diciembre de 2014 hasta el 30 de marzo de 2015, se puede visitar en las galerías superiores de la fundación la segunda fase de la presentación de la colección del multimillonario Arnault, que se ha ido formando desde 2006 bajo la dirección de Suzanne Page, directora artística de la Fundación Louis Vuitton. En esta exposición se muestra una importante selección de obras de quince artistas de diferentes nacionalidades y generaciones. La muestra gira en torno a dos temas: uno, de enfoque expresionista, se centra en nuestra relación con el mundo en su contexto social y político, y en nuestros miedos y dudas; el otro tema explora una dimensión más poética y contemplativa.

 

 

Entre los primeros, la polifacética alemana Isa Genzken (Alemania, 1948), con cuya obra intenta responder, de forma crítica y mediante la fantasía, al contexto urbano y social. Con su particular concepto de naturaleza muerta, su conocida Rosa II (2007) de 8 metros de altura, hecha en acero inoxidable y aluminio, da la bienvenida al visitante en el hall de entrada.

 

 

En la Galería 7, están expuestas las obras del pintor abstracto Ellsworth Kelly (Estados Unidos, 1923), reconocido internacionalmente, que lleva a cabo su trabajo mediante la comunicación entre las formas y colores: líneas limpias y colores vibrantes y puros son el único contenido de su obra, pero integrado a la perfección en el entorno arquitectónico. Green Relief (2009), Red curve in relief (2009), Concorde relief (2009), Blue diagonal (2008), Purple curve in relief (2009) son cuadros que siguen el mismo principio: cada uno está compuesto por dos lienzos unidos, uno de ellos en color y otro blanco. Así mismo, al artista se le encomendó un trabajo específico para el edificio, concretamente para el auditorio: una serie de cinco paneles monócromos, que acompañan al telón formado por otros doce paneles, creados a partir de su parisina serie Spectrum de 1953 y hechos para resaltar la estructura del edificio.

 

 

Mediante formas cómicas unas veces, angustiosas otras, pero siempre provocadoras, Maurizio Cattelan (Italia, 1960) denuncia la situación social de su tiempo. Por el momento retirado de la creación artística, su mensaje sigue vivo en sus obras, que intentan poner de relieve la incongruente intervención del ser humano en la naturaleza. Charlie don’t surf (1997) es una más de las numerosas obras que, con el nombre de Charlie (en referencia al grito de guerra en la película Apocalipsis Now), representan el sufrimiento y el fracaso, en este caso el del propio autor en la escuela.


 

   

 

Valiéndose de materiales del arte pobre (peluches, cojines, trozos de tela, papeles), objetos cotidianos y de desecho, e incluso de animales disecados, Annette Messager (Francia, 1943) recrea un mundo entre la ficción y la realidad, donde lo infantil y lo grotesco se mezclan para remover la conciencia del espectador, denunciando las contradicciones del mundo. Le masque rouge, La petite ballerine (2011) y Mes transports nº 7 (2013), algunas de sus obras más recientes, crean una atmósfera de inquietud y humor macabro.

 

 

   

 

Interesado en la tecnología de la imagen de alta definición y sonido envolvente, Ed Atkins (Reino Unido, 1982) produce imágenes que él mismo describe como “ridículamente vivas y completamente muertas”, representa una nueva humanidad híbrida que no tiene otro fin que desestabilizar el ánimo del espectador. En el vídeo US dead talk love (2012,) dos cabezas del propio artista modelado en 3D, desde dos pantallas paralelas, establecen un diálogo en el que reflexionan sobre el amor y la muerte. Even Pricks (2013) es el resultado de pensamientos en serie sobre la depresión y sus analogías físicas y psíquicas.

 

 

Entre los contemplativos, Thomas Schütte (Alemania, 1954), para quien el tema de la figura humana es primordial, no importa ni el material ni el tamaño, todo le sirve. Empezó haciendo maquetas arquitectónicas y de ahí saca muchas de sus figuras, como L’Homme dans la boue (2009), un motivo repetido en su obra y que contiene una gran fuerza simbólica: representa por primera vez a un hombre atrapado, un zahorí, que, al estar hecho en yeso blanco y debido a su monumentalidad, se presenta ante el espectador como una aparición que simboliza las ansias de exploración del artista.


 

  

 

Estas y muchas obras esperan a los amantes del arte contemporáneo, que ya tienen un nuevo aliciente para visitar la capital francesa y, si no es en esta ocasión, durante la primavera de 2015 tendrá lugar la tercera presentación, con temas de la colección de Arte Pop y trabajos relacionados con la música.

 

– Fundación Louis Vuitton: presentación de la colección, segunda fase –       – Página principal: Alejandra de Argos –

Otros temas

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes