OR­DEN PA­RA TO­DOS

newsstand
In­ter­net es­tá prác­ti­ca­men­te en su prehis­to­ria. A la red de re­des le aguar­da un enor­me desa­rro­llo en to­dos los ám­bi­tos, e inevi­ta­ble­men­te el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co ten­drá que re­gu­lar ese uni­ver­so que, por mo­men­tos, tien­de al caos y a la en­tro­pía. La Unión Eu­ro­pea aca­ba de dar otro pa­so pro­po­nien­do mo­der­ni­zar la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria so­bre pro­pie­dad in­te­lec­tual. Es una ini­cia­ti­va más, aún fal­tan mu­chas, pa­ra que in­ter­net se ajus­te al Es­ta­do de De­re­cho del que tan­to pre­su­mi­mos en las so­cie­da­des avan­za­das. No to­do va­le, y me­nos el apro­ve­cha­mien­to del tra­ba­jo ajeno. No de­ja de ser una ma­ne­ra de la­tro­ci­nio de guan­te blan­co. Bru­se­las es­pe­ra que la nue­va re­gu­la­ción ayu­de a la pren­sa a pro­te­ger sus in­ver­sio­nes, ex­plo­rar vías de ne­go­cio y com­ple­tar su tran­si­ción al mun­do di­gi­tal; pro­pó­si­tos que re­dun­da­rán en jus­to be­ne­fi­cio de los edi­to­res, pe­ro tam­bién, y no me­nos, en el de­re­cho de los ciu­da­da­nos a re­ci­bir in­for­ma­ción ve­raz, a ali­men­tar su con­cien­cia crí­ti­ca y a en­ri­que­cer­se co­mo per­so­nas des­de la ma­du­rez que otor­ga el co­no­ci­mien­to de su en­torno. To­do eso de bueno ca­be en un pe­rió­di­co.