ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El blog de Federico Ysart por Federico Ysart

Sánchez y Rivera, SL

Federico Ysart el
Con arrobo

La pareja se escaquea. Tras el ridículo de la operación “pacto histórico”, Sánchez y Rivera se ocupan en cómo endosar su fracaso a quien no se ha movido, Rajoy, y a quien les ha bailado el agua, Iglesias. Uno y otro son tachados de enemigos del gobierno del cambio, en lo que no les falta razón.

Uno, Rajoy, por razones obvias; cómo abrir la puerta a quienes quieren barrer las obra de su gobierno. El otro, los podemitas, quieren ser oposición hasta de la oposición y se han limitado a tomarles el pelo. Echenique se lo confesó en el twit que les envió ayer: “Estimados: Traíamos paripé para más días. Lamentamos os hayáis cansado del teatro. Atentamente Albert y Pedro.”

Ahora son los dos socios de la Limitada quienes llevan adelante ese lamentable juego político del paripé. Primero exhibiendo una indisolubilidad que para sí quisiera el matrimonio canónico. Como si los doscientos puntos de sus capitulaciones  no hubieran sido barridos por el tiempo… y los votos de la mayoría de la Cámara.

Con qué alegría hablan unos de “la mayoría social” y otros de “las gentes”. Sánchez, con menos escaños que ningún otro dirigente socialista durante cuatro décadas de democracia, se erige en portaestandarte de no se sabe qué mayoría social. Le bastaría contar los votos salidos de las urnas, los escaños que ocupan y el eco que tienen sus propuestas para rebajar tanto humo de fuego fatuo.

Iglesias va más allá. Como ve que eso de la mayoría es perfectamente mensurable, prefiere hablar de “la gente”; más indefinido, a la par que ambicioso. Lo dijo en Barcelona: “la gente está muy harta de paripés”. Él es la gente, la gente movilizada contra todo lo que se mueva, a derecha o a izquierda, qué más da; el caso es romper cuando puede hacerlo, como en días pasados, y prepararse para hacerlo a mayor escala en cuanto se presente la ocasión propicia.

Rivera por su parte anda más callado de lo que solía. Sus portavoces mantienen los principios del histórico pacto que firmaron con el socio equivocado. ¿El eterno complejo de la derecha? Su paripé tiene un objetivo electoralista claro: situarse ante la opinión como el hombre bueno, el hacedor de pacto, el matchmaker empeñado en casar imposibles, intención que puede quedar en agua de borrajas si sigue empeñado en cambiar desde fuera la presidencia del PP.

Lo curioso del momento es que, abocados a unas nuevas elecciones, los responsables de las frustradas aventuras, paripés y asaltos al cielo siguen campando como si nada hubiera pasado. Reclamaciones, al maestro armero. Del socialista ya no se sabe qué tendría que pasarle para hacer mutis por el foro. El ciudadano tal vez debiera repensar en los intereses de sus electores. Más claro lo tiene el podemita: ¿responsabilidades? sí, ante las bases. Y ahí va la consulta de dos preguntas que se auto responden. El trilero nunca pierde.

Cuánto pueda durar la SL de Sánchez y Rivera ni ellos mismos lo saben. De momento barruntan que por esa vía no llegarán a parte alguna de interés común. Tal vez por eso parecen empeñados en predicar lo contrario.

Política

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes