EL ASOMBRO DE LA DEMOCRACIA