ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Toca españar por Manuel Erice

El alimento de ETA y Bildu

El alimento de ETA y Bildu
La mujer e hijos de Tomás Caballero, ayer en el homenaje en Pamplona
Manuel Erice el

De un tiempo a esta parte, algunos cargos de Bildu y del conglomerado proetarra están haciendo acto de presencia en homenajes a víctimas de ETA. Ayer, ocurrió por primera vez en Navarra: cuatro de los cinco concejales de Pamplona acudieron al cementerio a la celebración en memoria de Tomás Caballero, edil de UPN asesinado por la banda terrorista el 6 de mayo de 1998. Comparto a un tiempo las reflexiones de la presidenta de Navarra y de UPN, Yolanda Barcina, y las del hijo del concejal acribillado cobardemente y ex consejero del Gobierno foral, Javier Caballero: es “positivo” (Barcina) que estén, pero “no se puede hacer como si no hubiera pasado nada y tapar las vergüenzas en busca de la amnesia colectiva” (Caballero). Si el perdón humano es libre y subjetivo, el perdón político es colectivo y debe objetivarse, de tal manera que una sociedad que ha sufrido el acoso y la desolación de la violencia terrorista debe exigir a los culpables un arrepentimiento real, lejos de esa paz “sin vencedores ni vencidos” con la que nos quieren hacer tragar.

Y he aquí la cuestión. ¿Es suficiente la simple presencia en el homenaje a una víctima? ¿Es sincero el gesto o es puro oportunismo de una coalición que pretende limpiar su mancha que una parte de la sociedad transija y hasta pueda votarle? Puede que en algún caso haya arrepentimiento verdadero, pero no parece una declaración creíble la del concejal Aritz Romeo, que apenas once días antes había cuestionado que ETA deba disolverse dentro del habitual juego de palabras con el que los simpatizantes de la causa se desenvuelven, todo con tal de favorecer los intereses políticos de la banda y los de Bildu, que son los mismos: “Antes (de la disolución) ETA debe proceder a un desarme..”, se explicaba el edil con un cinismo poco cuestionable.

Es verdad que estos años han pasado cosas importantes. ETA parece virtualmente derrotada (no disuelta) y se sigue deteniendo a las últimas decenas de terroristas, como hoy en Francia, al tiempo (¿a cambio?) que Bildu gobierna instituciones importantes como la Diputación Foral de Guipúzcoa y el Ayuntamiento de San Sebastián, y aspira a más gobiernos, con el consiguiente beneficio político y económico. Esta aparente paradoja, que no lo es, demuestra que la banda terrorista va a retardar su disolución tanto cuanto más poder logre sumar Bildu, porque, aunque esté muy debilitada y no operativa, su sola presencia le permite mantener una carta de negociación, de acuerdo o de simple expectativa, mientras la coalición que defiende sus objetivos sigue limpiando su imagen. Por eso, la principal exigencia a Bildu, además de pedir perdón a las víctimas, es que sólo será creíble cuando exija categóricamente la disolución de ETA, o sea, su alimento. ¿Se darán cuenta de esto los tontos útiles?

 

Política

Tags

Manuel Erice el

Entradas más recientes