ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El blog de Federico Ysart por Federico Ysart

¿Qué pasa en Ciudadanos?

¿Qué pasa en Ciudadanos?
Giraura y Rivera tras el aborto de la legislatura.
Federico Ysart el

Extraño comienzo de campaña el de Rivera y Girauta sembrando basura sobre los populares. Los que hace unas semanas aborrecieron de cualquier acuerdo con Sánchez, ahora cargan contra Casado. Extraña manera de hacer amigos cuando sin alianzas los ciudadanos seguirán siendo nada.

¿Será que piensan alcanzar el poder ellos solitos? No parece probable que su imaginación llegue a esos extremos, al fin y al cabo son considerados como gente perspicaz por muchos. ¿O por el contrario es que ven su futuro más negro de lo que Tezanos lo pinta y se sienten forzados a tirar contra todo lo que se mueve? En cualquiera de los dos casos, ayer mintieron con tanto descaro como en Sánchez es proverbial.

El testimonio prestado por el lendakari Urkullu en el proceso a los golpistas fue meridianamente claro en cuanto al papel que jugó en aquellos momentos a petición de Puigdemont: “Me solicitó que interviniera para intentar encauzar la relación, con la finalidad de conducir a una solución pactada”.

Según Urkullu, la actitud de Rajoyfue de escucha y de respuesta a las preguntas que yo le planteaba“.

Sin embargo los ciudadanos ponen pies en alto: “¡Qué escándalo y qué vergüenza!; el PP de Rajoy y Casado recurrió al líder del nacionalismo vasco para que ejerciera de mediador ante Puigdemont”, sentenció Girauta, mintiendo porque Urkullu dijo todo lo contrario: No fueron las dos partes las que me solicitaron que hiciera de intercesor.

Más matizado se mostró su jefe sobre el cuento de la mediación, pero utilizando aquello de que no diré yo que usted es…, Rivera teatralizó “hay que preguntar al señor Casado y al Partido Popular si aceptaron una mediación del señor Urkullu…” Para seguir machacando sobre el mismo clavo al reiterar en tres ocasiones que hay que preguntar “al señor Casado que estaba ahí, en la Permanente del señor Rajoy, que sabía todo lo que ocurría, si ellos aceptaron la mediación de un partido nacionalista para negociar… Yo desde luego no lo hubiera hecho, pero en todo caso pregúntenle al señor Casado…”. Rufianesco, pero en fino.

Ya está bien de mentiras, la política nacional no puede hacerse sobre el cenagal que llevan cultivando unos individuos públicos que no darían la talla para ejercer cualquier responsabilidad en la vida privada.

La mentira se ha hecho moneda de curso legal en la vida pública. Después de haber dedicado a ello sus mejores esfuerzos durante nueve meses el ejemplo del vigente presidente de Gobierno está permeando a toda la sociedad.

El aborto de la legislatura podría significar el alumbramiento de una nueva manera de hacer política. En manos está de nuevos actores cambiar la discordia en concordia, conciliar en vez de confrontar, desterrar la calumnia y reponer la realidad que la mentira oculta. Sin perderse en tretas, póngase a ello desde ya y déjense de estupideces.

Con una mentira suele irse muy lejos pero sin esperanzas de volver, dice un viejo proverbio judío.

Política

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes