ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de C√°dizABC
Blogs Alejandra de Argos por Elena Cué

Entrevista a Jason deCaires Taylor

Entrevista a Jason deCaires Taylor
Elena Cué el

 Autor: Elena Cu√©

 

 

 

 

Jason deCaires Taylor, Dover, condado de Kent, Inglaterra (1974), lleva m√°s de 18 a√Īos dedicados a la vida submarina y a su conservaci√≥n en simbiosis con la faceta de escultor y fot√≥grafo. Conocido por ser el creador del museo acu√°tico m√°s grande del mundo, el MUSA (Museo Subacu√°tico de Arte), cerca de Canc√ļn, M√©xico, trabaja en estos momentos en la construcci√≥n del Museo Atl√°ntico en Playa Blanca, Lanzarote. Sus esculturas hechas de un hormig√≥n con ph neutro se transforman en arrecifes coralinos por la acci√≥n de los microorganismos acu√°ticos, incrementando as√≠ la biomasa marina y facilitando la reproducci√≥n de las especies.

Al igual que la naturaleza su arte es creación y destrucción, un arte en transformación, como la vida. Un arte que asume su temporalidad y que no pretende la inmortalidad. Acepta morir en el agua para fundirse otra vez en naturaleza, un arte como voluntad de eternidad.

 

 

E.C.: Ha abierto una nueva v√≠a de expresi√≥n art√≠stica al sustituir nuestro medio convencional a√©reo por el ambiente acu√°tico que camb√≠a nuestra pecepci√≥n habitual de observar el mundo. ¬ŅEn su arte busca o encuentra?

Jason deCaires Taylor: Mi objetivo ha sido crear una interfaz, un puente entre el desconocido mundo marino y nuestro familiar mundo terrestre. A trav√©s de este puente busco crear una forma de conservar los recursos marinos y proponer otra perspectiva m√°s amplia desde la que percibir nuestras vidas en un contexto mayor. 

Creo que el arte implica siempre una b√ļsqueda, casi siempre motivada por la curiosidad de descubrir algo, de ver m√°s all√°. Cuando buceo la naturaleza no deja de sorprenderme. Me adentro en el mar con la intenci√≥n de crear preguntas a trav√©s del arte, pero es la naturaleza la que finalmente se revela y responde, muchas veces conduci√©ndome a formularme nuevas preguntas. Ah√≠ yo no tengo ning√ļn control. 

 

 

 

 

E.C.: Sus esculturas ponen de manifiesto mensajes de denuncia sobre la agresi√≥n que sufren nuestros oc√©anos y sobre los excesos de nuestra sociedad. ¬Ņ Qu√© hay m√°s all√° de la funci√≥n cr√≠tica de su arte? ¬ŅCu√°l es el misterio oculto de este arte que solo usted puede conocer?

Jason deCaires Taylor: Adoro la idea de que la evoluci√≥n de la humanidad tuviera su origen en el mar. Es como si pareciera que pudi√©ramos retornar a ese mismo principio. Me inquieta ese intercambio misterioso entre vida y muerte. El arte puede generar ese tipo de contradicciones. Por ejemplo, sumergir bajo el mar una civilizaci√≥n de humanos de hormig√≥n, con los ojos muertos, para ver despu√©s c√≥mo la naturaleza marina los invade tejiendo una capa de vida, resucit√°ndolos de su anterior condici√≥n inerte. Es una suerte de metamorfosis, como la de las mariposas: las esculturas parecen larvas quietas que florecen despu√©s por influjo de la biomasa submarina. Me resulta similar a la belleza de una ruina cuando es devorada por la vegetaci√≥n. La alusi√≥n al pasado se revela misteriosamente como se√Īal de muerte y a su vez como germen de nueva vida. Me gusta ese poder atractivo de la decadencia pero a√ļn me fascina m√°s ser testigo de la capacidad vivificadora de la naturaleza. Ante la inmensidad del oc√©ano la humanidad parece fr√°gil. Sumergida en el agua, adem√°s, pierde toda sensaci√≥n de temporalidad. Quiz√° el mayor misterio resida en ese quiebre espacial y temporal. El pasado, el presente y el futuro se mezclan y confunden con la vida y la muerte.

 

 

 

 

E.C.: Ha recibido el premio Pergamino de los Amigos de Anclas Phillipe Cousteau por su extraordinaria aportaci√≥n en la preservaci√≥n de la vida submarina. ¬ŅTuvo alguna influencia en usted el explorador marino franc√©s?

Jason deCaires Taylor: S√≠, la tuvo. Quiz√°, lo que m√°s firmemente me ha influido de Jacques Cousteau es la siguiente cita que considero la base de su legado. Viene a decir que debemos proteger lo que amamos. Creo que es la idea germinal de mi carrera como artista, porque gran parte de mi trabajo consiste en tratar que la gente ame los oc√©anos. Y, en ese sentido, creo que todos, o casi todos, compartimos cierto temor a no estar protegiendo suficientemente nuestros mares. No consideramos el oc√©ano un espacio sagrado y pienso, sin embargo, que deber√≠amos. Es curioso. No dudamos, por ejemplo, del valor del Himalaya, la Sagrada Familia o el Louvre. Los consideramos sagrados y hacemos lo posible por conservarlos. Los museos poseen tambi√©n ese aura casi eclesi√°stica y los valoramos porque son espacios de preservaci√≥n, conservaci√≥n y educaci√≥n. En ellos, guardamos y cuidamos los objetos que consideramos valiosos por la simple raz√≥n de ser lo que son. Por eso, cuando realic√© el primer parque de esculturas en Canc√ļn, quise que fuera un museo. Porque creo que le debemos al mar el respeto de ser un espacio sagrado. Creo que ambos exploradores Cousteau mostraron ese mismo respeto en todo su trabajo.  J. Jacques Cousteau dec√≠a “Estoy absolutamente cautivado por el ambiente de un naufragio. Un buque muerto es el hogar de una gran cantidad de vida: peces y plantas. La mezcla de la vida y la muerte es un misterio, incluso religioso. Existe la misma sensaci√≥n de paz y el mismo estado de √°nimo que el que sentimos al entrar en una catedral.”

 

 

 

  

 

E.C.: Esta ahora mismo inmerso en la creaci√≥n de un nuevo museo acu√°tico, esta vez en territorio espa√Īol, concretamente en Lanzarote. ¬ŅPodr√≠a contarnos en que va a consistir?

Jason deCaires Taylor: El proyecto de Lanzarote va a ser el primer museo submarino del oc√©ano atl√°ntico y de Europa, y de ah√≠ recibe su nombre Museo Atl√°ntico. Para m√≠ es un reto importante. Lanzarote, siendo reserva de la biosfera y con el legado art√≠stico de Cesar Manrique, es referente en la relaci√≥n tripartita entre arte, naturaleza y sostenibilidad. La presencia del paisaje, con sus volcanes y superficies de lava oscura es imponente y (post)apocal√≠ptica. De forma similar al fondo marino, parece ubicarse en un no-lugar o m√°s bien un no-tiempo, porque las huellas de las erupciones que se produjeron hace siglos siguen invadiendo el paisaje con una fuerza est√©tica desgarradora.  

El museo pretende, precisamente, hacer hincapi√© en la importancia y respeto que debemos a la naturaleza que nos rodea. La parte central del museo va a consistir en un jard√≠n bot√°nico, compuesto por una agrupaci√≥n de esculturas que homenajean la flora de la isla, y varios centenares de esculturas humanas caminar√°n en una misma direcci√≥n, hasta el umbral de una puerta que separa dos hipot√©ticos mundos. 

 

 

 

 

E.C.: Utiliza la t√©cnica de una manera positiva al ponerla al servicio de la naturaleza. ¬ŅPodr√≠a hablarnos de ella y de los medios que utiliza?

Jason deCaires Taylor: Trabajar en el Oc√©ano Atl√°ntico es un reto muy diferente porque el mar no posee las mismas caracter√≠sticas que el pac√≠fico. El agua es fr√≠a y aqu√≠ no hay arrecifes de coral. Sin embargo, la biomasa marina es muy rica aqu√≠. Los trabajos que estamos llevando a cabo en el Museo Atl√°ntico van dirigidos a fomentar la proliferaci√≥n de peces, crust√°ceos, esponjas, y atraer a vida microsc√≥pica.

 

 

 

 

E.C.: Su escultura La patera reune significados opuestos del mar: uni√≥n y separaci√≥n, destrucci√≥n y creaci√≥n… Despu√©s de tantos a√Īos vinculado al mar ¬ŅQu√© significado tiene para usted?

Jason deCaires Taylor: En realidad, esta pieza lleva como nombre La Balsa de Lampedusa. Mi idea primera fue plantear la problem√°tica de la inmigraci√≥n a trav√©s de la interpretaci√≥n de una obra de arte: La Balsa de Medusa, pintada por Theodore Geric√°ult sobre 1819. Este cuadro se convirti√≥ en icono del romanticismo franc√©s porque el pintor eligi√≥ retratar un acontecimiento pol√©mico de la √©poca: la tragedia sufrida por el buque de guerra franc√©s Medusa, cuando navegaba rumbo al puerto de Senegal, en su misi√≥n de colonizar los territorios reci√©n recuperados en √Āfrica. La magnitud de las p√©rdidas humanas y la criminal negligencia de los responsables de la embarcaci√≥n produjeron un esc√°ndalo en la opini√≥n p√ļblica. M√°s de un centenar de personas se api√Īaron en una balsa, la cual se sumergi√≥ parcialmente una vez que fue cargada, quedando a la deriva. Es la escena que retrata la famosa pintura.

La cat√°strofe del Medusa se produjo, por lo tanto, como consecuencia de un acto imperialista, basado en la recuperaci√≥n de las colonias africanas. Entonces el Gobierno de Francia abandon√≥ a sus marineros, al igual que nuestras comunidades est√°n abandonando el sentimiento humanitario ante la llegada de inmigrantes, especialmente africanos, que se embarcan en las condiciones m√°s dif√≠ciles con la esperanza de llegar a algunas de las costas Europeas m√°s accesibles, entre las que se encuentra la isla italiana de Lampedusa o las islas Canarias. La situaci√≥n es determinante aqu√≠, porque es una de las puertas principales a Europa. Debido a la proximidad geogr√°fica, a Lanzarote llegan multitud de pateras procedentes de Senegal. En la escultura La Balsa de Lampedusa, he recreado el mismo tipo de barco como el que ha llegado a las costas de Lanzarote y La Graciosa en los √ļltimos diez a√Īos.

Pienso que, en realidad, todos somos inmigrantes. Forma parte de la condici√≥n humana buscar m√°s all√°, tratar de prosperar. Pero la sociedad moderna est√° constituida de modo que lo que incita a emigrar a unos, y las condiciones en las que lo hacen, en nada tienen que ver con las de otros pa√≠ses m√°s desarrollados. Aqu√≠, en Lanzarote, estos contrastes se ven muy claramente. Y al mismo tiempo se produce una mezcla cultural heterog√©nea, con fuerte influencia de la cultura espa√Īola, inglesa, africana y sudamericana.

 

 

 

 

E.C.: ¬ŅCree que el mar se ha convertido en una suerte de cementerio marino?

Jason deCaires Taylor: No. En realidad creo lo contrario. Es cierto que la salud del oc√©ano est√° en riesgo, y con √©l la del planeta. Pero quiero pensar que estamos m√°s bien ante el comienzo de la vida, no ante el final. Aunque tambi√©n es cierto que si seguimos ignorando la demanda del mar, lo que acabar√° pasando ser√° m√°s bien un cementerio humano.  Me estoy acordando ahora de una frase de Cousteau que dec√≠a ‚ÄúEl mar, el gran unificador, es la √ļnica esperanza del hombre. Ahora, como nunca antes, la vieja frase tiene un significado literal: estamos todos en el mismo barco‚ÄĚ. As√≠ que creo que es responsabilidad de todos cuidar de nuestro mar y nuestro medio ambiente. Y trato de proyectar este mensaje a trav√©s de mi trabajo.

 

 

 

 

E.C.: Engendra una nueva realidad de conocimiento creando nuevos mundos de experiencia que nos permiten conocer m√°s sobre nosotros y la naturaleza. Gracias a la Arqueolog√≠a submarina tenemos documentaci√≥n de civilizaciones pasadas. ¬ŅPretende que sus esculturas sean una forma de conocimiento de nuestra cultura actual?

Jason deCaires Taylor: S√≠, considero que a trav√©s de la creaci√≥n escult√≥rica se puede hacer algo as√≠ como arqueolog√≠a contempor√°nea. Me gustar√≠a que, en el futuro, quiz√° dentro de unos cientos de a√Īos, las  esculturas cuenten algo de este tiempo a trav√©s de datos como la indumentaria o los accesorios que he atribuido como, por ejemplo, las c√°maras de fotos. Se trata de un dato al que he dado bastante importancia √ļltimamente. A la vez que retratan a las figuras, estos objetos contextualizan tambi√©n la sociedad en que vivimos, revelando algo de su conducta, de su comportamiento social. En las instalaciones que estamos llevando a cabo ahora salen a la luz conceptos como el automatismo y la individualizaci√≥n que, en mi opini√≥n, caracterizan a la sociedad contempor√°nea. Estas connotaciones aparecen cuando decido, por ejemplo, que el grupo de humanos camine hacia el frente con los ojos cerrados, evitando que las figuras interact√ļen entre s√≠, o cuando decido que unos est√©n sumergidos en aparatos digitales y otros obcecados en capturar la realidad que los rodea mediante c√°maras y ‚Äúselfies‚ÄĚ. 

De forma an√°loga a c√≥mo los habitantes de Pompeya fueron congelados tras la erupci√≥n del volc√°n, trato de petrificar a gente corriente en su cotidianeidad. Esto me ayuda a percibir desde una perspectiva m√°s alejada la sociedad en que vivimos y el tipo de vida que llevamos, como si observara nuestra civilizaci√≥n humana desde unos prism√°ticos extraterrestres. 

 

 

           

 

 

 {youtube}aIfbBDjJmXY|700|410{/youtube} 

 

– Entrevista a Jason deCaires Taylor –                     – P√°gina principal: Alejandra de Argos – 

Otros temas
Elena Cué el

Entradas m√°s recientes