ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Enciende y Vámonos por Rosa Belmonte

Llama a la comadrona. Y que se quede

Rosa Belmonte el

‘Llama a la comadrona’, que AXN White estrena mañana, tiene el encanto de una serie sobre Florence Nightingale con retazos de Dickens. Recuerda a ‘Nanny’ (la de Wendy Craig) o a cualquier serie histórica británica con bicicletas. Producciones que antes era habitual ver en España ‘. Porque en el Reino Unido han seguido haciéndolas. Otra cosa es que se pusieran por aquí. También es verdad que ‘Llama a una comadrona’ ha sido el mayor éxito de una ficción histórica que la BBC ha tenido en muchos años (‘Downton Abbey’ es de ITV), reuniendo a diez millones de espectadores. Basada en las memorias de la comadrona Jennifer Worth (en las mesas de novedades de nuestras librerías), está ambientada en el miserable East End londinense en 1957. Viendo lo que se ve, parece mentira que en los 60 estallara cerca el Swinging London. Jenny es una señorita de cuna meneada que decide ser comadrona y se une a la orden de enfermeras monjas de San Ramón Nonato, que atiende a las embarazadas de Poplar dando a las mujeres más pobres la mejor atención. Aquí teníamos a Sor María.

Ambientación e historias conmovedoras aparte (y lo es la de la española Conchita), lo mejor de esta miniserie de seis capítulos (tendrá segunda temporada) es el reparto. La ficción, producida por Neal Street Productions, la compañía de Sam Mendes y Pippa Harris, ha reunido un elenco envidiable. La protagonista, la adorable Jessica Raine, está rodeada de actrices a las que dan ganas de gritar “Ole, ole, eres una mostra”, como haría Rosario Flores. La cosa va de Jenny Aguter a Pam Ferris pasando por Vanessa Redgrave, que es la voz narradora de una madura Jenny en la versión original. Pero hay que destacar a Miranda Hart, que interpreta a la enfermera Chummy Browne. La comediante y protagonista de la serie ‘Miranda’ (también de la BBC, también ignorada por aquí) obtuvo por su papel en ‘Llama a la comadrona’ una nominación al Bafta como mejor actriz de reparto. Con su papel (con su bicicleta, con su vida amorosa) ha conseguido los momentos más hilarantes de la serie. La otra ‘mostra’ es la gran Judy Parfitt, la Lady Catherine de Bourgh del ‘Orgullo y Prejuicio’ de la BBC de 1980, la señora Clennam de ‘La pequeña Dorrit’ o  la madre de Corday en ‘Urgencias’. Pero, sobre todo, fue la malísima Mildred Layton en ‘La joya de la corona’. La madre de la pobre Geraldine James, la pérfida que hacía la vida imposible a Peggy Ashcroft. En ‘Llama a una comadrona’, Judy Parfitt es la encantadora hermana Monica Joan, una monja anciana, comedora de tarta, simpática y retirada a la que es un privilegio cuidar, como dice el personaje interpretado por Jenny Aguter.

Se podrá pensar que es una serie de chicas. Y probablemente lo sea. De hecho, si busco un adjetivo, se me ocurre el que utilizaría la Leslie Knope de ‘Parks and Recreations’: cute. Porque sí, no tengo dudas de que ‘Llama a una comadrona’ es muy mona. Una delicia de miniserie que ya está tardando alguna cadena generalista en anunciar. En Gran Bretaña va a haber el 25 de diciembre un especial de Navidad. Los seis capítulos regulares  de la primera temporada se quedan cortos.

(Estreno AXN White martes 6 de noviembre a las 21.20 horas)

Televisión
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes