ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Enciende y Vámonos por Rosa Belmonte

Asistentes para todo

Rosa Belmonte el


Lo bueno de madrugar es que hace menos calor, encuentras sitio en la playa  e incluso un asistente masturbardor en la tele (para chicos). Trasnochando ya había visto el sex shop channel que Cuatro tiene de teletienda. Un simpático chico rubio con coleta (el experto) y la presentadora (o asistente no masturbadora) nos muestran vibradores, bolas chinas y todo tipo de artilugios. También hay un reportero que se va con el bicharraco a la calle a preguntar al personal qué es, si lo usan o si lo usarían. Y luego otros en sus sofás (estos ya actores descarados, los otros están más disimulados si lo son) cuentan sus magníficas experiencias. O sea, lo mismo que cuando nos venden un portátil, una aspiradora, la sartén de las tortillas o una máquina vibradora de las de gimnasio (a mí me encantan cuando sueltan que cinco minutos vibrando equivalen a ‘una hora corriendo en una cinta a 60 kilómetros por hora’: ¿pero quién demonios corre a 60 kilómetros por hora? ¿Forest Gump?). 


La gracia de lo de esta mañana estaba en el objeto y en que se emitía en Cuatro a la vez que La 1, Antena 3 y Telecinco ya estaban tan serios con sus noticias matinales. Lo peculiar del objeto es su su pinta: entre un cucurucho de fresa y una linterna. Y el nombre. Asistente masturbador (con los dos lubricantes del paquete, la cosa se llama SexyLote Fantasía Masculina). Porque asistentes siempre ha habido para estas actividades, pero humanos, no inanimados (otra cosa es que te tires una platanera, como Dinio contó una vez en La noche de Fuentes, pero no llamas asistente a la planta; si acaso, cariño). Lo más divertido, claro, las explicaciones laudatorias de los actores. El chico de una pareja decía que estaba encantado porque iban a tener un segundo hijo y así cuando ella no estuviera disponible él tendría su juguete, a lo que la otra asentía. Luego hubo un concierto de cámara antes de pasar a los Sanfermines con Raquel Sánchez Silva, a la que sólo le falta que la pongan a presentar la sex shop.


Dije el otró día que iba a escribir sobre Sálvame diario. Como lo he hecho en papel, y para no repetirme (o para repetirme, no sé, depende de cómo lo mires), enlazo el artículo del sábado en los diarios de Vocento.

Hemeroteca
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes