ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Enciende y Vámonos por Rosa Belmonte

Amor, lujo y lo de siempre

Rosa Belmonte el


 


Una serie de las de toda la vida. De esas que despreciarían los tipos que han descubierto la bondad de la ficción seriada hace tres días y medio (los que creen que Deadwood es la hostia pero no ven más que mamarrachos en Babylon 5). Mujeres de Manhattan (Lipstick Jungle) no es nada nuevo. Amor y lujo. Mujeres protagonistas con bolsos de Bottega Venetta (Brooke Shield) o Jimmy Choo (Kim Raver). Mujeres que rondan los 40, tienen trabajos de responsabilidad y maridos (las dos citadas, la otra, Lindsay Price, sale con un millonario interpretado por  Andy McCarthy). 


Me gusta la serie. Quizá por la misma razón por la que me gusta Mujeres (2008) pese a ser una película birriosa y desperdiciada (y tiene gracia que los títulos del principio se parezcan tanto en una y otra, con los planos de las piernas caminando por Manhattan). Me sorprenden las continuas referencias que se hacen a Sexo en Nueva York (Candace Bushnell es la autora de Sex and the city y de Lipstick Jungle). Demonios, pero si Candace Bushnell, más que parecerse (o imitarse) a sí misma, se parece en Mujeres de Manhattan mucho más a Clare Booth Luce  (de quien hace poco se ha desvelado que fue amante de Roal Dahl) y a Anita Loos, autora y guionista de la extraordinaria película de Cukor. Si Kim Raver dirige una revista, igual que Annette Bening (hace el papel que en la de 1939 interpretaba la gran Rosalind Russell).


 Si poco tiene que ver la versión de Mujeres de 1939 con la de 2008 (la comparación Norma Shearer con Meg Ryan es imposible, aunque también lo es la de Joan Crawford con Eva Mendes por razones distintas; Dios, qué fea es la Crawford de cejas milimétricas al lado de la Mendes), si poco tienen que ver esas dos versiones cinematográficias, digo, sí creo que Lipstick Jungle se parece a la película de Diane English (o al revés). Y creo que la mamá de Murphy Brown* debería haber hecho una serie en lugar de una película. Aunque supongo que es difícil vender una serie donde sólo salen mujeres (ello sí que habría hecho experimental la producción y más rara que El detective cantante).


 Mujeres de Manhattan es pija, a ratos cursi, inane y sin mucho fuste. Ideal. Eso sí, mi favorita de la noche de los miércoles sigue siendo Betty (ay, qué episodio más encantadoramente  Wicked), pero es que se puede ver una (en Cosmopolitan) y luego la otra (en Fox), en una velada perfecta de televisión old fashioned (también se puede picar en Hospital Central y en Plutón BRB Nero, donde la ternura de Carlos Areces mitiga el asco que me da la cabeza de Villén sobre el cuerpo de bebé).


*Es sorprendente cómo Candice Bergen se da un aire a Colleen Dewhurts (su madre en Murphy Brown) cuando hace de madre de Meg Ryan en Mujeres (2008). O será que me lo parece a mí. No sé.

Hemeroteca
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes