ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Enciende y Vámonos por Rosa Belmonte

A ver si va a ser Carmen Miranda

Rosa Belmonte el


‘Estás falta del conocimiento’, le decía a Raquel Bollo el Tío Luis (un gitano  con sombrero y tacones,  primo de la Pantoja y que ha estado en el trullo con Julián Muñoz). Antes y después de eso, Marcia Bell (memoria histórica de la Transición del destape y Señoras y Señores) se enfrentaba al detector. Se trataba de hablar de Camilo Sesto (que al final del programa llamaría por teléfono). Una de las preguntas había sido si a Camilo Sesto le gustaba pintarla y maquillarla. Ella contestó que sí (y el detector dice, mirada singermorning del calvo escuchimizado… que dice la verdad). La cosa era taaaaan interesante que Sergio Alis quiso saber más: “¿Y cómo le gustaba peinarte?”. Respuesta: “Pues le gustaba hacerme grandes lazos y ponerme cosas en la cabeza, como a la brasileña. Ay, no me acuerdo cómo se llama. ¿Sabes a quien me refiero, no? [Y Alis, sí, sí, cómo si me hablas de Roger Penrose] Me ponía frutas en la cabeza y esas cosas. No me acuerdo cómo se llama”. Y de pronto se oye en la voz de Lydia Lozano: “Josephine Baker”. Y se escucha como los otros asienten (“sí, Josephine Baker”). Y Marcia que no, que era brasileña pero no se acuerda del nombre. Y la cosa se queda ahí. Me quedé hasta el final y nada. Personas sin dos dedos de frente presentes en el set, además de Marcia Bell: Emma García, Mila Ximénez, Raquel Bollo (bueno, ésta seguramente no sabe ni quién Leopoldo Calvo Sotelo), Sergio Alis y Lydia Lozano. Y a ninguna le salió el nombre de Carmen Miranda. Lo de las frutas no es pista suficiente. Que vaya, que no estamos hablando de Yma Sumac. Sapristi, que es Carmen Miranda.


 Es casi como no saber quién es Elisabeth Taylor (bueno, ahora me acuerdo de cuando Koldo, el culto de Gran Hermano, el que explicó a Ismael qué significaba kafkiano preguntó, para pasmo de Iñigo, quién era Katherine Hepburn). Es que veo a todo ese comité de sabios de sofá y me también me acuerdo de  Barbara Stanwyck en Bola de fuego cuando llega a refugiarse con los vejetes (y con Gary Cooper, claro): “¡Qué montón de libros! ¿Son todos iguales?”. Tío Luis, que no es sólo Raquel Bollo la que está falta de conocimiento. Y las orejas de burro se las pone Sánchez Dragó.  


(Y para los que sufríamos por si la señora iba a dar de sí, Carmen Cristino ha vuelto a ser la empleada de la semana de SLQHLUS. Qué cuajo hay que tener, menuda marmolilla. Ahora, la semana que viene no sé qué demonios voy a hacer, cómo voy a controlar eso, a Quintero y todo lo demás, que acabo de ver una promo de la Fox y el miércoles próximo ponen dos episodios de Anatomía de Grey.)

Hemeroteca
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes