ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs PROTOCOLO Y ETIQUETA por Maira Álvarez

Camisetas y política

Maira Álvarez el

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el siglo pasado se vivió una revolución gracias al movimiento social de los descamisados. Ahora parece que la moda tiende a una relajación de la etiqueta masculina; cada vez son más los descorbatados. No contentos con esto, cada se ve más la tendencia que empezó Varoufakis de vestir con camiseta, moda a la que se están abonando ciertos grupos políticos, sobre todo los emergentes “anti-casta” y los separatistas catalanes.

El ejemplo más reciente es el del diputado Joan Giner de Catalunya Sí que es Pot.  Este catalán de 26 años es ingeniero de Telecomunicaciones, y antes de entrar al Parlamento catalán estaba dedicado al sector de las TIC al desarrollo de la tecnología web.  Vamos, que es un joven perfectamente preparado y consciente de cómo vestir.

La Mesa de Edad del Parlament es un órgano transitorio que organiza la constitución de la cámara tras el 27-s y que está formado por el diputado de mayor edad y los dos más jóvenes.  Esta semana hemos podido ver esta curiosa estampa con  Julià de Jòdar (CUP) como veterano y Joan Giner y  a un doble de Pablo Iglesias, Gerard Gómez del Moral (Junts pel Sí) como secretarios más jóvenes.

Como se puede ver en la imagen, Giner vistió con sudadera y una camiseta con imagen. No sólo era una etiqueta nada adecuada para el acto, sino que para mayor inri, hacía un ridículo juego de palabras entre el nombre de su partido y el del comandante Spock de Start Treck. El catalán se sentía así de satisfecho en su cuenta de Twitter.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque no a todo el mundo le gustó que jugase con algo tan serio como es la política y así se lo hicieron ver en su misma cuenta: “Frivolizamos con todo. La “moda camisetas” en los Parlamentos es para reivindicar luchas. A hacer el friki a tu casa! #pablemos”

 

 

 

 

Y es que la imagen de una persona no solo nos habla del respeto que tiene una persona por sí misma, sino por el respeto que tiene hacia los demás. Y en este caso, el de todos los votantes de este partido político al que representa.

Otro claro ejemplo de políticos “camiseteros” es David Fernández, diputado del Parlament y portavoz de la CUP.  Fernández viste a menudo camisetas con mensaje. El año pasado se le pudo ver con ésta en la que se ve una bombona de butano y el lema Vull Butà, que en catalán se lee igual que Vull Votar (quiero votar).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El mes pasado, el diputado de Amaiur por Navarra, Sabino Cuadra, irritó a todos al romper la Constitución en la tribuna del Pleno del Congreso durante el debate de la reforma exprés del Tribunal Constitucional. Cuadra lucía una camiseta con la bandera independentista catalana.

 

 

 

 

 

 

 

 

A finales de septiembre, el senador de Compromis, Carles Mulet, se atrevió a ir aún más lejos y compareció durante el debate de los presupuestos del Senado con una camiseta con la cara del señor Burns de los Simpsons. Se la puso para tener un cara a cara con el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas Cristobal Montoro.

¿Ingenio o mala educación?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay casos en los que además de dar un mensaje político, se puede meter la pata. O estar muy convencido en su momento… y luego intentar negarlo, ¿verdad Pablo Iglesias?

Noviembre 2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La camiseta originariamente era tratada como una prenda de ropa interior y se puso de moda en la década de los Sesenta. Los hombres empezaron a usarla externamente como símbolo de rebeldía, y de ahí ha ido evolucionando hasta hacerse un hueco propio en los armarios de todas las personas.

Como todas las prendas ha sufrido evoluciones tanto en tejidos como en complementos: cuellos, bolsillos, ribetes, fotos, estampados….

Es cierto que vestir una camiseta imprime un carácter joven y rejuvenecedor, pero siempre bajo ciertos contextos, y desde luego, jamás cuando se va a representar a un sector de la sociedad, como es el caso de los políticos.

Sony Crockett ya lo tenía claro…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aún así, hay hombres que quieren llevarlas sí o sí; me atrevo desde este blog a dar ciertos consejos de etiqueta para vestirlas correctamente y lograr una interacción entre casual y elegante bastante correcta.


– Si se viste camiseta con traje, el tejido debe ser de calidad: seda, algodón muy fino o cachemira. Nada de una camiseta bastorra de grandes almacenes.
– Respetar la talla. No hay nada peor que ver una camiseta grande y demasiado holgada.
– Hay que respetar el código del color del traje o americana.  Ante la duda, el color negro va con todo.
– Vetar las camisetas casuales con logos y dibujos (por favor)

 

 

 

 

La política es muy seria. Para reivindicar, ya tenemos las manifestaciones.

Etiqueta

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes