ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs PROTOCOLO Y ETIQUETA por Maira Álvarez

El idioma de los cubiertos

Maira Álvarez el

Muchas personas desconocen que los cubiertos tienen su propio lenguaje, y que dependiendo de la manera en que los coloquemos, podemos mandar diferentes mensajes a los camareros o al maître.

Imaginaos que estáis inmersos en una conversación muy interesante; a quién no le ha pasado que le ha fastidiado la interrupción del camarero con su ”¿Todo bien, señores? ¿Han terminado?”. Aprender estas cinco posiciones puede ser muy útil para indicar cómo se desarrolla una comida sin tener que hablar una palabra.

 

1. Pausa.

Los cubiertos se dejan encima del plato en forma de triángulo. Esta posición muestra al camarero que todavía no ha terminado de comer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Siguiente plato.

Los cubiertos se deben colocar haciendo una cruz. El camarero sabrá así que ya has terminado de comer (aunque aún quede comida en el plato) y procederá a retirarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Terminado.

Los cubiertos se dejan en paralelo entre ellos y perpendicular con respecto al borde de la mesa, con el mango en la parte inferior. Esta posición indica al camarero que ya terminó de comer, y que no se desea comentar si estuvo bien o mal el menú. Nunca este gesto puede ser considerado de mala educación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay dos maneras además, para indicar en cocina si un plato nos ha gustado especialmente (o no).

 

3. Excelente.

Los cubiertos se dejan en paralelo entre ellos y con respecto al borde la mesa, con el mango hacia el lado izquierdo. Esta es la señal de que la comida ha sido especialmente satisfactoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. No me ha gustado.

Los cubiertos se dejan en la misma posición que para hacer una pausa, un ángulo de 90 grados en pico, pero metiendo la punta del cuchillo en los dientes del tenedor. Este gesto tampoco es descortés, simplemente estás dando tu opinión sobre la comida, derecho que tenemos todos los comensales que van a un restaurante. Esta posición es la que más resaltará a ojos de los camareros, ya que en esta posición, tienen más difícil agarrar el plato para retirarlo (y más con el tenedor de pie haciendo equilibrio).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como veis, son cinco pequeños gestos que pueden agilizar el trabajo de los camareros, permitir expresar nuestra opinión y saber cómo se valora su cocina al dueño del restaurante.

Que paséis un buen día.

Etiqueta

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes