ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Terminal Cero por Luis Ayllón

Cóctel de embajadas

Cóctel de embajadas
Sede de la Embajada de España en México
Luis Ayllón el

El nombramiento de embajadores siempre ha sido un tema de conversación en los pasillos del Ministerio de Asuntos Exteriores. Ya sea en el Palacio de Santa Cruz, en el de Marqués de Salamanca o en las funcionales Torres Ágora. De cuando en cuando, los rumores se hacen más intensos y, sin necesidad de recurrir a las técnicas norteamericanas de espionaje, se terminan sabiendo las aspiraciones y los destinos que finalmente obtienen los diplomáticos después de haber hecho el inevitable peregrinaje al despacho del subsecretario.

Los últimos nombramientos se han ido conociendo con cuentagotas, pero todo apunta a que en los primeros meses del año, cuando algunos de los actuales embajadores sobrepasarán los tres años en el puesto, puede producirse un baile bastante significativo, en el que se vean implicados algunos de los actuales altos cargos de García-Margallo. Siempre, naturalmente, que este no consiga convencerles para que sigan durante algún tiempo más en su puesto.

De momento, el ministro ha conseguido frenar algunos movimientos, aunque parece que ha aceptado que el propio subsecretario, Rafael Mendívil, se vaya dentro de varios meses a la Embajada en Turquía, una vez enviadas a las Cortes las leyes de Acción Exterior y de Tratados.

Más de inmediato, García.Margallo va a tener que cubrir ya varias vacantes.

Para la Dirección General del Servicio Exterior, que ocupaba Miguel Aguirre de Cárcer, recién nombrado embajador representante permanente ante la OTAN, García-Margallo ha pensado en Enrique Ruiz Molero. A Ruiz Molero, actual cónsul general en Los Ángeles, no le es ajeno el trabajo que tendrá que desarrollar, porque en 1997 fue subdirector general de Personal, y precisamente tendrá entre sus tareas la elaboración del Reglamento de la Carrera Diplomática, que ya había comenzado a preparar Aguirre de Cárcer con consultas a los diplomáticos.

En breve, además, García-Margallo se quedara sin director general de Consulares, porque el actual, Luis Fernández-Cid, tiene pedido el plácet para ser embajador en México, en sustitución de Manuel Alabart.

A estos nombramientos se añadirá muy pronto el de Alejandro Polanco, actual secretario general de la Fundación Consejo España-Estados Unidos, como embajador en Argel, donde relevará a Gabriel Busquets, que ha permanecido cinco años en ese puesto, un tiempo inusualmente largo. De esta forma, los dos colosos del Norte de África –Marruecos y Argelia- estrenarán, casi a la vez, nuevo embajador, ya que hace muy pocas fechas se hizo cargo de la Embajada en Rabat, José de Carvajal. Lo mismo ocurrirá en otros dos países del Magreb: Mauritania, donde acaba de ser nombrado embajador Antonio Torres-Dulce; y Túnez, donde Juan López-Dóriga sustituirá dentro de unos meses a Antonio Cossano.

También se espera para los próximos días los nombramientos de Ramón Gandarias, ahora “número dos” en la Embajada en Londres, como embajador en Colombia, en sustitución de Nicolás Martín Cinto; y en un futuro próximo el de María Jesús Alonso, en Ghana, y el de José Luis Pardo, en Níger.

Asuntos ExterioresCóctel de embajadas

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes