ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Madre no hay más que una por Gema Lendoiro

“Eso no es criar”

Gema Lendoiro el

Cena en un restaurante. Dos mujeres que hace quince años que no se ven han quedado con más gente, compañeros de estudios de postgrado para cenar. Ambas casadas y con hijos se cuentan su día a día. Una de ellas cuenta cómo se apaña para trabajar y cuidar a los hijos y confiesa que tiene ayuda en casa. En concreto, una señora todo el día. Una señora que hace la compra, friega, lava, plancha, hace la comida y a veces, incluso, también la compra porque su jefa, una de nuestras protagonistas, trabaja desde casa puesto que su labor se resuelve 100% on line. La otra escucha. Trabaja de 9 a 6 de lunes a viernes, fuera de casa, y no se tiene ayuda más que una asistenta de manera puntual cuatro horas a la semana.

Minutos más tarde de iniciar la conversación, la que no tiene ayuda en casa le dice a la que sí que la tiene:

-Perdona que te diga pero eso que tú haces no es criar.

Esta conversación es real. Me llama poderosamente la atención de todo esto dos cosas:

  • La sempiterna manía que tenemos de juzgar lo que otras madres hacen, creyendo que nosotras lo hacemos bien y ellas, por supuesto, no.
  • La idea tan absurda de creer que una madre, si no suda, si no va cargada como una mula, si no va de aquí para allí a todas horas no es una madre como Dios manda.

Criar no es agotarse y caer extenuada en el sofá a las once de la noche. Criar es contener, amar, proteger, educar, ser. Criar es amar y servir de refugio, consolar en el llanto, abrazar en la pena, sonreír en la risa, educar para corregir, enseñar para aprender, AMAR. Y por cierto, amar, ya lo sabéis quienes me leéis desde hace tiempo, también supone no pegar. Y digo lo de pegar, lo saco aquí a colación, porque la madre que sentenció: eso no es criar, más tarde reconoció que pegaba y la otra madre no se la “devolvió” diciendo: Eso es maltratar, por ejemplo. Porque no está para juzgar. También la madre que sentenció: “Eso no es criar”, dijo que en su casa los niños a los 3 meses se iban a dormir a su habitación porque en esa casa había que dormir. Y la otra madre no dijo nada aunque lo pensó. Quizás tener ayuda supone estar menos cansada y estar menos cansada podría suponer, tener más capacidad de aguante. Es una sugerencia, no una verdad absoluta.

No sé si es herencia del catolicismo más castigador (yo soy católica por si me quieren tirar piedras) o herencia de qué pero persiste todavía en la mente colectiva que cuanto más agobiada esté una mujer en la crianza, mejor madre será. Pues no. No es así necesariamente. Si hay algo que resta tiempo a estar con los hijos es fregar la casa, planchar, limpiar el suelo, los muebles…es decir, las tareas del hogar. Una madre que no tiene que hacerlas, porque paga a quién se las hace, tiene (muy probablemente) más tiempo disponible para criar a sus hijos, para tirarse al suelo y disfrutar porque sabe que no tiene que acotar ese tiempo para irse a planchar una hora.

Criar con calidad es estar tiempo de calidad. La madre juzgada de no criar, curiosamente, tienen a sus hijos hasta los dos años en casa mientras ella está con ellos (con ayuda, pero está) Se sabe que la mejor de las opciones es que los bebés estén en casa y no en guarderías a los cuatro meses de edad. Se sabe que el contacto con la madre es vital para el desarrollo. ¿Qué tendrá que ver si la madre limpia o friega para criar o no criar? Las críticas han de hacerse desde el razonamiento veraz, desde el conocimiento, no desde mitos infundados. Si una madre se puede permitir ayuda no le resta su forma de maternar a los hijos. Es un comentario muy extendido en las redes sociales, cuando una famosa se muestra cariñosa con sus hijos siempre entra alguien a decir: “claro, con tanto servicio doméstico está chupado” Cierto es que si no tienes que limpiar estarás mucho menos cansada pero eso no significa que no críes bien. Ni mejor ni peor que si te tocan horas diarias de plancha. La paciencia está en las personas, no en el estatus.

“Eso no es criar” es una sentencia dura, hecha desde el resentimiento más que desde el conocimiento, es poco solidaria y, sobre todo, es irreal.

Me puedes seguir en facebook, twitter y linkedin

Sin categoría

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes