ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El blog de Edurne Uriarte por Edurne Uriarte

Silbidos de derechas y silbidos de izquierdas

Edurne Uriarte el

No recuerdo una sola ocasión en estos años de democracia en que el PSOE calificara de energúmenos, de ultras o de reventadores a quienes silbaban a los políticos de derechas. Tampoco recuerdo que el PSOE considerara jamás sospechosa y extremista la convocatoria de protestas a través de los foros de Internet. Todo lo contrario, defendía tales convocatorias como muestras de vigor participativo y libertad de expresión. Hasta que hemos llegado a los silbidos contra Zapatero. Ahora resulta que silbar a un presidente del Gobierno, siempre que sea Zapatero, es de ultras y de energúmenos. Y convocarlo por Internet, si es que eso ha sido así, una peligrosa conspiración.

 

 

El asunto adquiere tintes cómicos cuando la izquierda, Rubalcaba, por ejemplo, afirma con enorme congoja que “ha sido muy duro que la extrema derecha se haya apropiado de la Fiesta Nacional”. Cuando Rubalcaba y el socialismo zapaterista han pensado siempre que eso de la Fiesta Nacional era cosa de nacionalistas españoles exaltados, de ridículos patriotas, de franquistas nostálgicos. Con silbidos y sin silbidos.

 

 Los tintes cómicos mueven a la carcajada incontenible cuando Chacón, la sorprendente nueva nacionalista española, nos anuncia esta mañana que el Gobierno va a convocar a todos los grupos parlamentarios para consensuar un protocolo de celebración de la Fiesta Nacional que permita el respeto a la bandera nacional, a las FF.AA. y a los caídos. Pues que empiece por Cataluña.

 

Y, después, que añada una infalible fórmula, que no vaya Zapatero. Pues de eso se trata y no de este ridículo intento del Gobierno de confundir los silbidos a Zapatero con una intención de falta de respeto a la bandera, al Ejército y a los caídos. O, lo que es peor, de convertir a los ciudadanos que protestan contra Zapatero en energúmenos y en ultras.

 

 Si todo este montaje sirviera para que la izquierda se sumara por fin al patriotismo y a la defensa de la nación, bienvenido sea. Pero, por supuesto, no se trata de eso, sino de salvar la cara al denostado presidente del Gobierno, agarrándose, ¡quién lo iba a decir!, a la Fiesta Nacional.

Ultras
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes