ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El blog de Edurne Uriarte por Edurne Uriarte

Rajoy y los cedros, Rubalcaba y los Goyas

Edurne Uriarte el

El problema del Gobierno y de Rajoy es lo que tardan crecer los cedros, esos cedros que el presidente ha mencionado en su discurso con la historia de aquel mariscal francés que pidió se plantaran cedros en un bosque quemado.”Pero tardarán 200 años en crecer”, se le dijo. “Razón de más para empezar cuanto antes”, contestó el mariscal.

 Las políticas de Rajoy no necesitarán 200 años para dar resultados pero sí al menos unos meses. Los efectos que ya se están produciendo y que el presidente ha destacado, reducción del déficit, mejora de  las exportaciones, saneamiento del sistema financiero y mejora de la confianza internacional, no han sido percibidos aún por los ciudadanos. Y, sobre todo, por las cifras del paro que no han hecho más que crecer durante el mandato popular.

 Por lo que hay que tener el espíritu del mariscal, el que tiene Rajoy, para afrontar el futuro con optimismo. Por muy bueno que haya sido el discurso del presidente, que lo ha sido. Tanto en el realismo, con esas cifras del paro como primeras palabras de su discurso, como en las propuestas económicas y contra la corrupción, como en la exposición de las reformas realizadas y algunos de sus efectos.

 Y el problema de Rubalcaba y del PSOE es que, expresión de Rajoy, “tienen una historia”, o que Rubalcaba ha propuesto y prometido todo lo que su Gobierno socialista no hizo o no logró. Por eso Rubalcaba ha optado por una intervención de Goyas, o de mitin, que es lo mismo. Tan parecido a los activistas de los Goyas que ha empezado por las dos reivindicaciones de aquella ceremonia, la Sanidad y los desahucios. En Sanidad, ha olvidado recordar que su Gobierno dejó un agujero de 16.000 millones de euros, y, en los desahucios, que jamás propuso ningún cambio ni mucho menos la dación pago a pesar de que las ejecuciones hipotecarias habían comenzado a aumentar a partir del 2007.

 Como a Candela Peña, la realidad de la Sanidad, o de los desahucios, le ha deslucido el mitin. Y, como a Maribel Verdú, el vestido de 8.000 euros de Dior también le ha estropeado las lecciones morales, en este caso, el vestido propio de la corrupción.

 ¿A qué viene ese empeño en hacer de Bárcenas el centro del debate cuando Rubalcaba tiene sentado en el propio hemiciclo a José Blanco? Fuera, su lista es amplia, al menos tan amplia como la del PP. Y lo demás es, como le ha dicho Rajoy, una contabilidad moral para los amigos y otra diferente para los demás.

Políticos
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes