ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El blog de Edurne Uriarte por Edurne Uriarte

La verdad incómoda de los desahucios

Edurne Uriarte el

Hay otras verdades incómodas más allá de aquel documental sobre el calentamiento global que le valió nada menos que el Nobel de la Paz al exvicepresidente americano Al Gore (“Una verdad incómoda”). Por ejemplo, la verdad incómoda de los desahucios, esa que apunta a los desahucios de los alquilados.

Resulta que una buena parte de los desahuciados lo son por impago de alquiler, asunto sobre el que la movilización antidesahucios corre un tupido velo. Pues los malos de esta película ya no son los bancos y los grandes poderes, ni siquiera el Gobierno, sino ciudadanos corrientes, en la mayoría de los casos desesperados porque no saben qué hacer para cobrar lo que les deben.

Lo dejaba en evidencia este lunes el periódico El Correo cuando contaba que hay 11 desahucios cada semana en el País Vasco por impago de alquiler. Y lo destacaba El Correo porque la semana pasada se produjo en el País Vasco el último suicidio atribuido a un desahucio. Claro que el movimiento antidesahucios no ha querido fijarse demasiado en la verdad incómoda de este caso. Pues José Antonio Diéguez, la persona que se suicidó, iba a ser desahuciado por impago de un alquiler. ¿A quién? ¿A un poderoso banco? ¿O más bien a una familia de clase media? Pero, además, la verdad incómoda tiene segunda parte pues Diéguez tenía trabajo en el Gobierno Vasco por lo que la pregunta aún no respondida es por qué dejó de pagar el alquiler.

Para rematar el absurdo de la situación, ha habido dos guindas extraordinarias. La primera, la valoración de los sindicatos que salieron a protestar por el suicido (en la imagen, una de las movilizaciones)  considerándolo “el primer daño colateral”, atención, de la aplicación del decreto de ampliación de jornada de los funcionarios de la Administración Vasca.

La segunda guinda, no menos estupefaciente, la de la viceconsejera de Vivienda del Gobierno Vasco, Covadonga Solaguren, que participó en una de las concentraciones de protesta. ¿Contra quién? ¿Contra los propietarios que pretendan cobrar el alquiler de sus viviendas? ¿Contra los contratos de alquiler? ¿Contra la ampliación de los horarios decidida por su Gobierno? ¿Contra la muerte?

En la misma línea de coherencia de esta viceconsejera, los movimientos antidesahucios no han pedido aún que los propietarios renuncien al cobro del alquiler y ofrezcan algún tipo de solución “social” a sus morosos. Por el momento, hacen como que esta verdad incómoda no existe.

Desahucios
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes