ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El blog de Edurne Uriarte por Edurne Uriarte

Barbaridades y desvaríos

Barbaridades y desvaríos
Edurne Uriarte el

Barbaridades y desvaríos según dos conocidos progresistas. Las “barbaridades“, según Juan Cruz, hoy, en El País (“Barbaridades“) incluyen, por ejemplo, que algunos equiparemos con la extrema derecha a la extrema izquierda que pedía la expulsión de Cristina Cifuentes del centro sanitario donde está ingresada (en la imagen). ¡Qué barbaridad! protesta Juan Cruz, equiparar “las manifestaciones de los médicos que protestan por los recortes sanitarios con las manifestaciones de jóvenes fascistas de la derecha porque en aquella concentración médica se había colado un grupo de mastuerzos a decir estupideces sobre la hospitalización de Cristina Cifuentes”. O que no existe la extrema izquierda, teoría férrea del progresismo, y aquello que lo parece es un pequeño grupo de “mastuerzos” y “estupideces” sin importancia.
Los “desvaríos” son los que un progresista conocido por sus ataques furibundos a la derecha, Carlos Boyero (véanse algunas de sus perlas cultivadas en mi libro Desmontando el progresismo), atribuía hace unos días a Paco Marhuenda (“Desvaríos”, El País, 17 de agosto de 2013) por haber afirmado que el ejército egipcio es más democrático que Mursi y sus seguidores. “Fascismo sin complejos”, “embriaguez” o “cinismo”, son las tres etiquetas que Boyero le ponía a Marhuenda, demostrando una vez más su conocido talante energúmeno.
No sé si se me habrá pasado la reacción de Boyero, pero me parece que no ha existido tras leer en su propio periódico unos días más tarde, el 21 de agosto, una entrevista del antiguo alto cargo de Zapatero, Bernardino León, en la actualidad enviado especial de la UE para el Mediterráneo Sur, defendiendo a los militares que han dado el golpe de Estado y expresando, indirectamente, lo mismo que Marhuenda: “Porque lo que ocurrió entre el 30 de junio y el 3 de julio es una situación mucho más compleja que una simple intervención militar. Nunca hemos negado un elemento de intervención militar. Pero había cientos de miles o millones de personas en las calles y una amenaza de enfrentamiento entre todos los colectivos…” (“Lo ocurrido en Egipto es más complejo que un golpe militar”, El País, 21 de agosto de 2013)
Otro “desvarío”, o “fascismo sin complejos”, que diría Boyero si la entrevista le cayera en sus manos, que parece que no.

Extrema izquierda
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes