ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs EAT&FIT por Carla Sánchez Zurdo

Arsénico en alimentos, ¿alarma social?

Arsénico en alimentos, ¿alarma social?
Carla Sánchez Zurdo el

 

¡Buenos días!

Esta semana salió una noticia en la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria de Suecia (NFA), cuyo titular hacía referencia a los niveles de arsénico en tortas de arroz, recomendó que los niños menores de 6 años no comieran arroz o productos elaborados con arroz de manera frecuente.

 

El arsénico es una de las diez sustancia químicas más preocupantes para la salud pública. La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha establecido unos valores recomendados para la concentración de arsénico en agua potable de 10 microgramos por litro, aunque son valores provisionales por las dificultades de medición.

Existen dos tipos de arsénico, el orgánico que está presente en pescados y mariscos y no es demasiado tóxico, y el inorgánico que presenta una alta toxicidad.

De forma natural el arsénico inorgánico se encuentra en las aguas subterráneas, y su mayor amenaza para la salud pública reside en el uso de esas aguas contaminadas para beber, en la preparación de alimentos y en regar cultivos alimentarios.

 

Los efectos para la salud podemos clasificarlos en efectos agudos y a largo plazo.

  • Los síntomas inmediatos de intoxicación aguda son vómitos, diarrea y dolor abdominal.
  • Los síntomas de una exposición prolongada a altos niveles de arsénico se observan en la piel con cambios de pigmentación, durezas y callosidades, y pueden ser precursores del cáncer de piel y otros tipos de cáncer como de pulmón y de vejiga.

 

¿Es posible su prevención?

Para su prevención, las comunidades afectadas deben implantar un sistema seguro de abastecimiento de agua potable destinada al consumo de agua como bebida, a la preparación de alimentos y al riego de los cultivos alimentarios.

 

¿Realmente tenemos que alarmarnos ante esta noticia?

El control que existe sobre este tipo de sustancias es muy exhaustivo y minucioso ya que son altamente tóxicas y es por eso que la OMS establece valores de referencia en cuanto a concentraciones máximas.

Sobre la noticia del arroz; sí es cierto que está expuesto a dos posibles fuentes de arsénico que son: la tierra de cultivo y el agua.

En el caso de que el agua esté contaminada y al ser un cultivo totalmente cubierto por esta, el nivel de absorción es mayor que en otro tipo de carbohidratos. Siendo el arroz un alimento básico y de consumo masivo, y tras los estudios sobre el arsénico de la FDA, se concluyó que los niveles encontrados eran demasiado bajos como para causar efectos negativos a la salud. Lo cierto es que las recomendaciones de la NFA son no consumir más de cuatro raciones a la semana de arroz y productos derivados.

Como nutricionista, recomiendo a los consumidores llevar una dieta variada y equilibrada incluyendo otros tipos de carbohidratos como son el centeno, la cebada, la quinoa, la avena… y así minimizar las posibles consecuencias negativas de consumir cualquier comida en particular.

 

¡Feliz fin de semana!

Podéis seguirme a través de la web (http://www.boostconcept.es), de Facebook (Carla Nutricionista), de Twitter (@carlanutricion) e Instagram (carlanutricionBC).

NUTRICIÓN
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes