La Blogosfera in Wonderland

Publicado por el may 20, 2010

Compartir

Alice¿El blogging evoluciona hacia la minimización? Hoy nos ocupa una pequeña reflexión acerca del camino que parecen haber tomado los bloguers. Un camino fascinante que se iniciaba a principios de la década.

Al principio, la Blogosfera era una red abierta y distribuida en la que se podían escribir post tan largos como el autor quisiera. No existían más restricciones que las que cada uno se impusiera libremente. Las plataformas de publicación de blogs cuidaban la privacidad de sus usuarios y la “conversación”, que así era como se denominaba entonces a la comunicación establecida entre bloguers y lectores de blogs, fluía a través de trackbacks y comentarios. No era mejor ni peor que la Blogosfera actual pero fíjense lo que sucedió a partir de marzo de 2006.

En esa fecha, nació un experimento llamado Twitter que, originalmente, fue usado internamente por una compañía de San Francisco y en octubre de ese mismo año lanzado al público. Básicamente, la aplicación fue recibida como un sistema de “microblogging”. De repente, comimos la galleta de reducción de tamaño, cual Alicia en el país de las maravillas, y el límite se nos colocó en 140 caracteres. La red de microblogging pasó a ser centralizada. Al ser un sistema más directo, inmediato y más simple, el éxito estaba asegurado. Ahora podíamos compartir más rápidamente enlaces, pensamientos, avisos y cualquier otra cosa que se nos ocurriera. El aside del viejo blogging murió. Se acabaron los “mini-blogs”. Twitter ocupó su lugar.

Dependíamos de un servicio externo y de una empresa pero lejos de asustarnos pasamos la voz. ¡Y qué diablos! tuitear, y más si es desde un smartphone, es uno de los mayores placeres que podemos experimentar. Saber qué están haciendo mis amigos, recibir sus recomendaciones sencillamente, poder enviar alarmas.

Los bloguers tuvimos que replantearnos qué contenidos dedicaríamos al blog, diferenciándolos de aquellos otros que publicaríamos en Twitter. Evidentemente, en la actualidad tiene poco sentido un minipost en el blog.

Pero todavía tomaríamos otra galleta de reducción. Sucedía en 2009, cuando Dennis Crowley y Naveen Selvadurai lanzaban Foursquare. En 2000 Dennis Crowley ya creó una aplicación llamada Dodgeball, una de las primeras redes sociales de localización vía SMS. Con Foursquare, lo que se puede hacer es marcar tu ubicación física. Existe una integración con Twitter, con la que puedes añadir un breve comentario, pero el objetivo real de la aplicación es situarte en el lugar adonde te encuentras.

Pasamos, en definitiva del microblogging a únicamente poner una chincheta en un mapa. Foursquare tiene un claro propósito comercial, donde tú te conviertes en su pieza fundamental. Los datos que cedas en esa red social, esa parece ser la tendencia, serán utilizados en beneficio de la empresa.

Por supuesto, si te conviertes en “alcalde” de un lugar (si has acumulado los puntos suficientes porque eres un asiduo) puedes lograr algún premio. La cadena de cafeterías Starbucks ha anunciado que va a iniciar una campaña en la que ofrecerá descuentos a los “alcaldes” de sus locales.

Compartir

ABC.es

Weblog Magazine © DIARIO ABC, S.L. 2010

Noticias y tutoriales sobre blogging y medios socialesMás sobre «Weblog Magazine»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Tweets recientes