Cómo dejar de confundir el iPad con otra cosa

Publicado por el May 26, 2012

Compartir

Cuando se populariza una innovación tecnológica es normal compararla con algo anterior e intentar aplicarle los mismos usos. A menudo me preguntan acerca del iPad: cómo se conecta un pendrive, si se va a poder jugar a tal juego, si puedo instalar el Office, etc.

Esta entrada resumen algunas de las cuestiones que todo switcher se plantea antes de adquirir un iPad o, peor, después de comprarlo. A los usuarios de un iPod Touch o un iPhone, que ya conocen la filosofía de funcionamiento del iOS (el sistema operativo de los dispositivos de Apple), les es más fácil la transición. Son aquellos que siempre han utilizado un ordenador de sobremesa o un portátil, ambos con Windows, a los que más les cuesta entender las peculiaridades de una plataforma que, sin embargo, es tremendamente sencilla e intuitiva.

1. Interfaz táctil. Es a lo primero que hay que acostumbrarse. Manejar las aplicaciones deslizando y tocando con el dedo la pantalla del iPad es una experiencia sumamente agradable. Olvidarse del ratón no cuesta nada y por raro que parezca al principio, carecer de las opciones de maximizar/minimizar apliicaciones y los menús contextuales del botón derecho, enriquece absolutamente la usabilidad de las aplicaciones.

He oido a mucha gente decir que después de utilizar un iPhone es imposible volver a un terminal clásico con teclado físico. Emplear Windows después de un iPad es traumático.

Los lápices táctiles para el iPad o stylus son un complemento ideal, sobre todo si va a hacer uso de aplicaciones para para dibujar. El de la marca Bamboo es una buena alternativa.

2. El iPad no es un teléfono. Hace poco lidiaba con una persona empeñada en instalar Whatsapp en el iPad que le habían regalado a su hijo por la Comunión. Independientemente de la lógica que pueda tener la disponibilidad de una aplicación determinada, las denominadas tabletas (a mi no me gusta llamar al Ipad así) no son portátiles ni se parecen a los malogrados netbooks. Quítese de la cabeza que el iPad es un ordenador tradicional y por supuesto que es un teléfono.

Whatsapp es un sistema de mensajería instantánea basada en sus contactos telefónicos. Compite con los SMS pero no con Skype y plataformas de chat del estilo. Por eso no se ha implementado versión para el iPad, lo que sí sucede con Skype que se puede instalar en ordenadores de sobremesa, portátiles y, por supuesto, el iPad.

3. No es para escribir textos largos. Aunque el teclado virtual, de forma apaisada, es bastante cómodo, a las personas acostumbradas al teclado físico les puede resultar difícil escribir textos largos. Considere la posibilidad de adquirir un teclado inalámbrico.

4. Sustituto de e-book. Conozco a personas que se han comprado un iPad y un e-book sin darse cuenta de que, tal vez, se podrían haber ahorrado el segundo. Posiblemente, la única ventaja del e-book frente al iPad es la tinta electrónica que es más saludable y que permite leer perfectamente con luz natural y sin reflejos (en la playa, por ejemplo). No obstante, la interfaz del iPad es perfecta para leer cómics, revistas, etc. Y, por supuesto, libros en condiciones ambientales más limitadas (interior, etc.)

El kit básico para lectura de libros en el iPad se compone del siguiente software: Calibre en el ordenador de sobremesa o portátil, para cargar y convertir formatos; y Stanza en el iPad para descargar y leer los libros. Es preciso instalar ambas aplicaciones, la primera como servidor y la segunda como cliente. Pero el proceso es en dos clics: cargar el archivo en Calibre, convertir el formato (opcional, por ejemplo: de doc a epub) y descargarlo en Stanza.

5. Tratamiento de fotografías. Decíamos antes que el iPad no es un telefono pero ¿es una cámara?. La incorporación de una cámara doble (frontal y trasera) dota al iPad de una interesante funcionalidad: la exploración de la fotografía con un dispositivo móvil que incorpora increíbles aplicaciones de todo tipo para el tratamiento de imágenes. No obstante, el tamaño del iPad no es muy adecuado para llevarlo consigo en cualquier situación (un concierto, por ejemplo).

Yo prefiero tomar fotografías con el iPhone y compartirlas en Instagram. Sin embargo, el iPad es extarodinario para el tratamiento de imágenes. Para pasar fotografias de una cámara convencional al iPad, o incluso desde el iPhone, se puede usar el kit de conexión de fotografía.

6. iTunes. El sistema de sincronización del iPad con iTunes es otra de las cosas que choca a los neófitos. El iPad se apoya en la aplicación iTunes (Windows y Mac) como sistema de backup de toda la información. Pero ya no es necesario conectarlo por cable para actualizar las versiones de iOS.

Las aplicaciones se instalan directamente arrancando la aplicación App Store desde el iPad pero se necesita cuenta en Apple para comprarlas.

Si se posee un ordenador de sobremesa o portátil con Mac todo es más sencillo (lo último se llama iCloud y permite la sincronización automática, inmediata e inalámbrica de tu fotos, vídeos, documentos y contactos entre todos tus dispositivos apple).

7. No hay USB. Al hilo del punto anterior, olvídese de la conexión USB, de pasar información al iPad mediante pendrive o CD. Acostúmbrese a intercambiar archivos mediante la nube, utilizando aplicaciones como Dropbox.

8. Compatibilidad. Se desarrolla infinidad de software para todo. Es difícil que no encuentre una fantástica aplicación para resolver su problema. Casi todos los usuarios de Windows desean transportar sus ficheros de Word y PowerPoint al iPad. Es lógico pero piense que las características del iPad permiten trabajar de otra forma (seguramente mucho más productiva y creativa). En cualquier caso, también existen las aplicaciones para trabajar con documentos Office como Quick Office (y pronto una versión oficial de Microsoft Office).

9. Juegos. Es posible que no exista tal o cual juego disponible para la plataforma iOS. El iPad es maravilloso pero no es mágico. Quizás no deba deshacerse de su Nintendo ni de la Wii.

Utilice la búsqueda de la App Store o cualquiera de las revistas que se publican sobre Mac e iPad para encontrar juegos.

10. Impresora. Tal vez sea el momento de llevar a la realidad aquello de la oficina sin papeles. Los bosques se lo agradecerán. Tener un iPad es una buena ocasión para olvidarse de duplicar la información en papel.

En cualquier caso, también existen la posibilidad de imprimir desde su iPad. Y recuerde la existencia de Dropbox para tranferir su documento e imprimirlo posteriormente desde Windows o Mac.

Pero, sobre todo y fundamentalmente, disfrute con la experiencia de usar un iPad.

Compartir

ABC.es

Weblog Magazine © DIARIO ABC, S.L. 2012

Noticias y tutoriales sobre blogging y medios socialesMás sobre «Weblog Magazine»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Tweets recientes