Asomarse a un mundo distinto

Publicado por el Oct 30, 2009

Compartir

Salam PaxMe llamo Salam Pax y soy adicto a los blogs. Hay gente que ve los culebrones matinales, yo sigo blogs. Sigo los hiperlinks de los blogs que leo. Viajo por la red guiado por los bloguers. Me enredo en las historias que cuentan. Leía tantos blogs que tenía que asingnarle un día de la semana a cada grupo, sin contar los que leía a diario. Es una práctica un poco voyeurista, sobre todo con los blogs realmente personales: asuntos cotidianos y triviales que en realidad resultan fascinantes. Vislumbres de vidas muy distintas y montones de escritos asombrosos. Nada de política, solamente la vida de la gente. Cómo soportan el dolor o la tristeza y cómo comparten sus momentos de felicidad con cualquiera que los quiera leer. Y yo quería. No teníamos acceso a la televisión por satélite y las revistas solamente podían entrar en el país de contrabando. Gracias a los blogs yo podía asomarme a un mundo distinto.”

De esa forma, tan apasionante, comienza Salam Pax, el internauta de Bagdad, el libro escrito por un joven estudiante de arquitectura iraquí, publicado en 2003 y que fue de los primeros hitos en la Blogosfera por el que nos dimos cuenta de la importancia de los blogs. Anteriormente, con el desastre del 11S, muchos de nosotros experimentamos lo que suponía comunicarnos y expresarnos fuera de los cauces tradicionales. Los blogs no solamente suponían el disponer de una herramienta de comunicación distribuida que democratizaba el acceso a la publicación en red, sino que también eran el vehículo por el que se podía llevar a cabo, como recogería hace poco el Manifiesto Internet (redactado por periodistas y bloguers alemanes), el derecho a la libre circulación de la información y decidir nuestro propio nivel de la misma.


Salam Pax (en realidad un seudónimo de Raed Jarrar) publicaba sus historias, acerca de su vida en Bagdad, incluidas las vicisitudes de la invasión por parte de EE.UU., en el blog Where is Raed? (ahora Salam Pax: The Baghdad Blogger) y en el libro resumió sus posts entre los meses de Septiembre de 2002 y Junio de 2003. En 2004, inició un segundo blog llamado Shut up you fat whiner! y fue enviado a EE.UU. por The Guardian para cubrir las elecciones presidenciales. En ese periódico trabajaba como columnista cuando se publicó el libro e Ian Katz, jefe de la sección de Artículos de Fondo, fue el autor de la introducción. Actualmente publica regularmente en el blog In the Middle.

Ahora que los blogs son por todos conocidos y las redes sociales empiezan a sustituir a las “arcaicas” formas de comunicación electrónica, como el e-mail, tal vez sea el momento de detenerse y recordar a gente como Salam Pax o, más recientemente, Yoani Sánchez. Pero, más importante, recordar lo que ellos defendieron y defienden. Para muchos de nosotros, abrir una cuenta en Twitter o publicar en un blog es lo más normal del mundo pero no es así en todas partes. En esta década se han librado algunas batallas determinantes con los móviles, los ordenadores y los blogs, como armas.

Poder asomarse a un mundo distinto, como decía Salam Pax, sin el control del Estado ni de ninguna otra organización, es lo que no nos podemos permitir el lujo de perder.

Origen de la imagen: Avatar de la cuenta de Twitter de Salam Pax twitter.com/Salam

Compartir

ABC.es

Weblog Magazine © DIARIO ABC, S.L. 2009

Noticias y tutoriales sobre blogging y medios socialesMás sobre «Weblog Magazine»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Tweets recientes