8 recomendaciones para evitar correr riesgos en redes sociales

Publicado por el oct 29, 2012

Compartir

Halloween

(pinchar en la imagen para agrandarla)

En Internet se corre peligro. Pero no más que en tu vida cotidiana. Si por miedo y desconocimiento evitas participar en blogs y redes sociales nunca sabrás si te serán de utilidad. En el libro Tranki pap@as (también en versión Kindle), escrito por dos policías expertos en delincuencia tecnológica (Oliver Tauste y Pere Cervantes) y cuya lectura es muy recomendable sobre todo para padres desconectados (leer también su blog y su cuenta de Twitter), se explica muy bien el problema (aunque solo sea al final, a modo de bonus track): “No hemos hablado de todos los beneficios que tienen Internet y que nuestros hijos hagan uso de él, pues sería una lista inacabable, a la vez que soporífera, dado que caería en obviedades que prácticamente todos sabemos ya. Por este motivo hemos incidido en la “cara oculta” de la Red, esa cara que configura el trabajo policial y que justifica la exsitencia de Grupos de Investigación Tecnológica”.

Continúa el apéndice de “Tranki papas”, explicando que el número de delitos cometidos en Internet no es tan alto si tenemos en cuenta los millones de usuarios que existen en la Red, las transacciones que se realizan a través de ella y las comunicaciones o relaciones sociales virtuales establecidas. Solamente se trata de educar, hacer de Internet un lugar más seguro y lograr que todos estemos satisfechos con el mundo virtual en el que hoy, necesariamente, nos vemos inmersos. Como en el mundo físico, ni más ni menos.

Por lo tanto, el mensaje a transmitir estaría enfocado especialmente a personas que no se acercan a la Red por miedo y desconocimiento; y a los padres que ven con temor como sus hijos menores de edad se desenvuelven sin ningún temor y, en ocasiones, sin ninguna precaución. Y dicho mensaje sería que el peligro en Internet es mínimo y que la seguridad en la Red depende del nivel de aprendizaje que se adquiera de las herramientas correspondientes. Como todo en la vida.

Antes de resumir los 8 puntos fundamentales que tienes que seguir para hacer más segura tu vida virtual, hablaré de dos cuestiones. Una es reciente, el caso de Paula Vázquez. Y el otro tiene que ver con una celebración próxima: la fiesta de Halloween.

Paula Vázquez mostró por error su número de teléfono en Twitter. Eso con más de 200.000 followers puede ser peligroso. La reacción de la presentadora de televisión ha sido muy controvertida al publicar, a su vez, los números de teléfono y mensajes que le enviaron tras hacerse públicos sus datos de contacto. Este suceso ilustra a la perfección lo que nunca se debe hacer. Las redes sociales poseen espacios abiertos a todo el mundo y antes de publicar cualquier contenido en ellos hay que estar seguro de sus implicaciones.

Por otra parte, determinadas fechas son ideales para que circulen por Internet contenidos que son un gancho para actividades delictivas o fraudulentas. Por ejemplo, la fiesta de Hallowheen que se encuentra próxima a celebrarse será una ocasión extraordinaria para que el spam (correo publicitario no deseado) y el phishing (invitación para que entres en páginas falsas con objeto de capturar tu usuario y contraseña) lleguen a tu e-mail o tus timelines de redes sociales. Las 10 recomendaciones de seguridad para no caer en la tentación de Halloween, que ESET España está divulgando contienen algunos de los consejos que daremos al final de esta entrada de Weblog Magazine. Léetelas bien y aplícalas tanto en Halloween, en Navidad o en cualquier momento del año.

Y, a continuación, los 8 consejos para evitar correr riesgos en las redes sociales:

1. Lo primero un buen antivirus. Tener instalada la última versión de tus aplicaciones y sistema operativo es el primer paso de seguridad. El segundo es evitar la infección de virus (software que se instala en tu ordenador sin tu consentimiento y cuyo propósito es dañar su funcionamiento y actuar de transmisor para dañar otros ordenadores, generalmente mediante el e-mail) con un antivirus. No navegues en Internet ni utilices clientes de correo electrónico sin tener activado el firewall e instalado un antivirus.

2. No caigas en el phishing. Las cadenas de mensajes (correos que te invitan a reenviarse con un contenido atractivo) y los mails que te avisan de un supuesto problema solicitándote que accedas a una página web (donde tendrás que proporcionar tu usuario y contraseña) son la mejor forma de facilitar la infección de virus y de que se capturen tus credenciales, respectivamente. Ninguna entidad bancaria ni organización alguna envía correos electrónicos solicitando datos de acceso, así que desconfía de todo ese tipo de mensajes. Nunca abras archivos adjuntos que recibas en tu cuenta de e-mail, si desconoces el remitente. Y, aunque lo conozcas, no lo abras si no lo solicitaste.

No olvides que el P2P también posee su riesgo pues algunos de los archivos pueden contener código malicioso. Previsualizar los archivos y fijarse en el título de los mismos puede ser suficiente. Hay servicios P2P más seguros que otros. Antes de instalar un programa P2P investiga su funcionamiento.

3. Supervisa la actividad de tus hijos menores de edad en la Red. Tener el ordenador en un lugar común del hogar y vigilar los perfiles de tus hijos en las redes sociales es una alternativa pero yo no estoy seguro de que eso sea lo mejor. No me imagino acompañando a tu hijo al colegio hasta los 18 años, dándole la mano para cruzar la calle y estando a su lado las 24 horas para que un desconocido no le dé un caramelo con sustancias nocivas. Seguramente le habrás enseñado lo que debe y lo que no debe hacer en la calle, en la escuela y con sus amigos.

Supervisa pero no dejes de enseñar. Sin duda, es mejor un niño ilustrado y con autonomía que uno vigilado ignorante.

4. Configura una buena contraseña y activa el acceso en dos pasos. Tu contraseña es la llave de oro a tus actividades en la Red. Una contraseña es relativamente fácil de averiguar con técnicas de ingeniería social y phishing. Pero existen métodos para combatirlas: establece contraseñas fuertes; es decir, contraseñas que contengan al menos 8 caracteres incluidas mayúsculas, minúsculas, símbolos y números. Algunas aplicaciones, como Google y Dropbox, permiten la verificación en dos pasos (uso del teléfono móvil para recibir un código que te permite completar el login). Activa esa opción siempre que sea posible.

5. Configura los parámetros de privacidad. Todas las redes sociales incorporan opciones de privacidad para configurarlas a tu gusto. Tú decides quién accede a tus contenidos y cómo. Revísalas bien antes de publicar nada. Es preferible organizar a tus contactos por listas o categorías y ofrecerles contenidos con distintos niveles de privacidad.

En Facebook, por ejemplo, una opción recomendable es filtrar quién puede publicar en tu muro.

6. No aceptes relaciones con desconocidos. Con toda seguridad, una gran parte de los contactos de una red social no son tus amigos de verdad. Aprende a diferenciar los matices del concepto de “seguidor” y “amigo” en la Red. En Twitter, tus seguidores son tu audiencia, la gente que lee tus publicaciones. Y tú sigues a usuarios que te interesan por lo que aportan. No es necesario que ninguno de ellos sea tu amigo realmente. En Facebook, sin embargo, solo deberías agregar a personas que conozcas y que te inspiren confianza.

Los menores de edad es posible que se dejen convencer mediante el engaño y establezcan relación en Tuenti o Facebook con personas que no son quien dicen ser. Si eres víctima de acoso sexual por parte de un adulto (grooming) o cyberbulling (acoso de un menor a otro menor) no dudes en contárselo a tus padres, tutores o profesores.

7. No publiques información comprometida. Ni en Twitter ni en Facebook, o similares, proporciones datos que permitan a otros ubicar tu domicilio, escuela, lugar de trabajo, etc.

Y no confundas red social y blogging: Twitter se parece más a un sistema de blogging que a una red social, por lo que tener una cuenta privada no es muy recomendable. Pero si decides abrirla a todo el mundo, ten en cuenta que lo que publiques es absolutamente público. Paula Vázquez, a pesar de sus 200.000 seguidores, seguramente lo obvió.

8. Si hay sospechas de delito denúncialo. Como ves, tú posees el control de lo que publicas en Internet y de lo que otros puedan publicar en tu perfil en aplicaciones como Facebook. Sin embargo, ¿qué sucede con lo que se publica en sitios que tú no gestionas?. ¿Y si alguien me fotografía sin mi permiso y lo cuelga en la Red? Ese es un temor muy común y comprensible. Sin embargo, todas las redes sociales poseen opciones de denuncia de abusos y contenido inapropiado. Con toda seguridad el contenido será retirado rápidamente.

Tanto si el delito tiene que ver con cyberbulling, grooming, etc. como si es de otra índole (hacking, phising, etc.) puedes hacer uso de los mecanismos que la policía posee para recibir denuncias. La Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía tiene una página en Facebook (facebook.com/BrigadaInvestigacionTecnologica) con información sobre todo lo que puede afectar a la seguridad en Internet.

Finalizamos, con un vídeo (vía Sonia Blanco) que resume perfectamente todo lo que se debe explicar a los hijos para no correr riesgos en Internet.

¡Entra en la Red y disfruta!

Compartir

ABC.es

Weblog Magazine © DIARIO ABC, S.L. 2012

Noticias y tutoriales sobre blogging y medios socialesMás sobre «Weblog Magazine»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2014
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Tweets recientes