Yuste: “En 15 años podremos modificar el cerebro y serán necesarios Neuroderechos”

Yuste: “En 15 años podremos modificar el cerebro y serán necesarios Neuroderechos”

Publicado por el Nov 11, 2018

Compartir

Descifrar el cerebro, el reto más perseguido, no está tan lejos. Según el  neurocientífico español Rafael Yuste, director del NeuroTechnology Center de la Universidad de Columbia (Nueva York), se logrará en 15 años. Esto traerá nuevos problemas éticos, advirtió Yuste: “Cuando se descifre el código neuronal del cerebro se podrá cambiar el comportamiento. Será necesario plantearse un código ético y hablar de “Neuroderechos” fundamentales, que protejan el acceso a datos hasta ahora ocultos”.

No hay una teoría definitiva sobre el funcionamiento del cerebro humano, que sigue siendo el gran desconocido. Aunque su estudio es una tarea acuciante por la alta prevalencia de las enfermedades neurodegenerativas. Así inició Rafael Yuste la XXIV Lección Conmemorativa Carmen y Severo Ochoa, que tuvo lugar el pasado miércoles, 7 de noviembre, en el Salón de Actos del CSIC, presidida por el secretario general Coordinación Científica del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Rafael Rodrigo y a la que asistió también, como anfitriona, la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez.

Esta XXIV Lección conmemorativa coincidió con el 25 aniversario de la Muerte de Severo Ochoa, como recordó el profesor César Nombela, presidente de la Fundación Carmen y Severo Ochoa. “Si por algo sentía dejar este mundo Severo Ochoa era por perderse todos los hallazgos científicos que se iban a producir”, explicó el profesor Nombela. “La Fundación Carmen y Severo Ochoa se siente muy satisfecha del desarrollo de este acto, con un premiado, el doctor Lucas, que engrosa una nómina muy ilustre de la élite científica que esta Fundación ha contribuido a resaltar año tras año, desde la muerte de Severo Ochoa en 1993. Y ha tenido un broche de oro con la conferencia del doctor Yuste”. El profesor Nombela mostró también su agradecimiento a la fundación Tatiana Pérez por su colaboración con la Fundación Carmen y Severo Ochoa, en esta edición.

En su conferencia, el doctor Rafael Yuste se mostró optimista y señaló que en 15 años se logrará el objetivo de descifrar el funcionamiento del cerebro humano. La clave para lograrlo está en la búsqueda de técnicas nuevas que permitan observar la actividad de la totalidad de las neuronas del cerebro en animales vivos. Ese es precisamente el objetivo del proyecto estadounidense Brain, del que Yuste es impulsor.

De momento, ese objetivo ya se ha conseguido en organismos simples como la hidra, un invertebrado transparente de agua dulce, de unos 2,5 centímetros, con un sistema nervioso muy primitivo, explicó Yuste. En su laboratorio de Columbia ya han logrado ver en funcionamiento las 600 neuronas que este invertebrado, que carece de cerebro, tiene repartidas por todo su cuerpo. Mientras realiza una acción como alimentarse, las neuronas de la transparente hidra van iluminándose en grupos de forma alternativa, gracias a la una técnica utilizada por Yuste en la que se asocia la actividad del calcio y la fluorescencia.

El profesor Yuste cree en diez años se podrá hacer lo mismo con pequeños mamíferos, como la musaraña, cuyo cerebro tiene alrededor de un millón de neuronas. Un paso intermedio para abordar cerebros más complejos, hasta llegar al humano.

“Solo viendo cómo trabajan grandes grupos de neuronas se podrán explicar el comportamiento o el pensamiento, dos propiedades del cerebro denominadas emergentes, que no están presentes en las neuronas individuales”. Algo parecido, explicó, a lo que ocurre con la imagen de una pantalla de televisión o una fotografía, que sería imposible de intuir mirando uno solo de los píxeles que la componen o incluso un grupo reducido de ellos.

La tarea de observar la actividad neuronal a escala global se complica a medida que se asciende en la escala evolutiva. El millón de neuronas de la musaraña es una cantidad muy modesta frente los 80.000 millones del cerebro humano. Una cifra “astronómica” comparable a los 200.000 millones de soles que existen en nuestra galaxia. De ahí que los neurocientíficos se estén planteando construir un gran “observatorio cerebral”, con potentes herramientas de observación, sin duda muy caras e inaccesibles a la mayoría de los laboratorios. Igual que ocurre con los observatorios astronómicos, podría ser utilizado por distintos grupos de neurocientíficos para ver funcionando todos esos miles de millones de neuronas, apuntó Rafael Yuste.

Así, explicó, en 15 años se lograría ver la actividad de cerebros tan complejos como el humano y entenderla. Esto traerá nuevos problemas, advirtió Yuste: “Cuando se descifre el código neuronal del cerebro se podrá cambiar el comportamiento. Será necesario plantearse un código ético y hablar de “Neuroderechos” fundamentales, que protejan el acceso a datos hasta ahora ocultos”.

Aunque hay ya neurotecnologías como la interfaz cerebro-computadora, que permiten ayudar a pacientes con lesiones en el sistema nervioso, en el futuro, Yuste augura que se podrá también aumentar la capacidad cerebral y esto es un arma de doble filo. Basándose en el modelo médico, propone que “las Neurotecnologías tendrán que asumir un juramento hipocrático que impida utilizarlas para causar daño”.

 

Compartir

ABC.es

Ventana al cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2018

Hace un siglo, Santiago Ramón y Cajal, padre de la neurociencia moderna, dijo que “mientras el cerebro sea un misterio, el universo continuará siendo un misterio.” Alumnos y profesores del máster de Neurociencia de la UAM nos guiarán en un apasionante viaje al que sigue siendo el sistema más complejo del universo: nuestro cerebro, con sus 80.000 millones de neuronas.Más sobre «Ventana al cerebro»

Categorías
Etiquetas