Demasiada actividad cerebral afecta a la memoria

Demasiada actividad cerebral afecta a la memoria

Publicado por el Jun 23, 2017

Compartir

El exceso de la actividad incontrolada en áreas específicas del cerebro puede conducir a los problemas cognitivos. Así lo sugiere una investigación de la Universidad de Nottingham publicado en el British Journal of Pharmacology.

Hasta ahora se admitía que las alteraciones de memoria y de la atención durante el envejecimiento o en patologías como la enfermedad de Alzheimer y la esquizofrenia tenían como base una actividad neuronal reducida o daños en regiones del cerebro como la corteza prefrontal o el hipocampo. Sin embargo, hay pruebas recientes que demuestran que en realidad el exceso de actividad puede ser tan perjudicial para la memoria y la atención como la actividad reducida, resaltan los investigadores.

La investigación aporta otra perspectiva para entender la causa de deterioros cognitivos que van desde problemas de memoria y atención a patologías como la esquizofrenia o el alzhéimer. El trabajo ha revisado estudios recientes en modelos animales que muestran que algunas importantes funciones cognitivas, incluyendo la memoria y la atención, pueden verse afectada si la actividad neuronal en regiones del cerebro, incluyendo la corteza prefrontal y el hipocampo, no está bajo el control inhibitorio adecuado.

Un hallazgo clave de esta investigación es que el aumento de la actividad de una región del cerebro, debido una inhibición defectuosa, puede ser más perjudicial para la función cognitiva que la actividad reducida o una lesión. La actividad insuficientemente restringida dentro de una región del cerebro puede alterar no sólo la función de la propia región, sino también la función de otras regiones a las que está conectada.

Por ejemplo, “nuestros estudios revelaron que la neurotransmisión inhibitoria defectuosa en el hipocampo no sólo altera aspectos de la memoria típicamente apoyados en esta región cerebral, sino que también altera la función atencional, que es altamente dependiente de la corteza prefrontal, una región que tienes importantes conexiones con el hipocampo”, subrayan los investigadores de Nottingham.

“Esperamos que nuestros hallazgos y una comprensión más profunda de los mecanismos cerebrales subyacentes al deterioro de la memoria y la atención ayude a desarrollar nuevos tratamientos para estos problemas. Nuestra revisión abre la puerta a tratamientos farmacológicos potenciales para reequilibrar la actividad neuronal aberrante y restaurar la memoria y la atención, que pretendemos probar en futuras investigaciones”, señala Tobias Bast, uno de los investigadores.

Dos estudios recientes del doctor Bast y su equipo han combinado la reducción experimental de la transmisión inhibitoria del neurotransmisor GABA en regiones específicas del cerebro con test memoria y atención en ratas. Estos estudios se centraron en la corteza prefrontal y el hipocampo (una región del cerebro en el lóbulo temporal), dos regiones importantes para la memoria y la atención. Los resultados mostraron que la neurotransmisión inhibitoria defectuosa y la actividad anormalmente aumentada en la corteza prefrontal o el hipocampo deteriora la memoria y la atención.

Las Claves. Las neuronas se comunican mediante mensajeros químicos, llamados neurotransmisores. El ácido gamma-aminobutírico (GABA) es el neurotransmisor inhibidor más común, una especie de freno que restringe la actividad neuronal, impidiendo que las neuronas se vuelvan demasiado activas o respondan a estímulos irrelevantes. Llevado al extremo, la falta de inhibición por medio de este neurotransmisor puede causar convulsiones epilépticas. Pero alteraciones más sutiles en esta transmisión inhibitoria, que no llegan al punto crítico para causar convulsiones, se han relacionado recientemente con una gama de trastornos caracterizados por deterioro cognitivo, incluyendo esquizofrenia o el inicio de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, hasta hace poco no estaba claro si tales alteraciones sutiles en la función inhibitoria del neurotransmisor GABA afectan importantes funciones cognitivas, como la memoria y la atención, ni cómo lo hacían.

Pilar Quijada Piscóloga

 

Compartir

ABC.es

Ventana al cerebro © DIARIO ABC, S.L. 2017

Hace un siglo, Santiago Ramón y Cajal, padre de la neurociencia moderna, dijo que “mientras el cerebro sea un misterio, el universo continuará siendo un misterio.” Alumnos y profesores del máster de Neurociencia de la UAM nos guiarán en un apasionante viaje al que sigue siendo el sistema más complejo del universo: nuestro cerebro, con sus 80.000 millones de neuronas.Más sobre «Ventana al cerebro»

Categorías
Etiquetas