Volkswagen: el precio de un engaño

Publicado por el sep 23, 2015

Compartir

La agencia norteamericana del medio ambiente anunció el pasado fin de semana el fraude de Volkswagen con medio millón de coches trucados para engañar los controles de emisiones. Al día siguiente la compañía alemana reconocía el fraude, pedía perdón y mostraba su disposición a pagar la multa correspondiente con carácter inmediato. Y al día siguiente anunciaba una provisión de 6.500 millones de euros para hacer frente a las responsabilidades. Una cantidad que supone poco más de la mitad de los beneficios previstos para este año.
Simultáneamente el mercado ha castigado la acción de Volkswagen con un descuento inmediato del 35%, que se une a descuentos aplicados a lo largo del último año por otras circunstancias que complican el futuro de la firma, precisamente cuando presenta los mejores cifras de su historia: diez millones de vehículos de producción anual (como Toyota), doscientos mil millones€ de cifra de negocio y 12.000 millones€ de beneficio anual. La acción (una de las diez primeras del EuroStoxx50, que llegó a cotizar a 210€ durante los últimos doce meses ronda ahora los cien. Un severo castigo del mercado antes de que se pronuncien los reguladores y los jueces.
¿Será suficiente con las disculpas y las multas pactadas para evitar pleitos? No es probable, el golpe reputacional es demasiado fuerte. Las dimisiones o despidos de directores tendrá que ser radical, de arriba abajo; no es probable que el jefe de la firme, que tenía previsto revalidar el mandato este mes por otros dos años, se salve del desastre. Y tampoco es probable que los 6.500 millones provisionados para la emergencia sean suficientes. Once millones de coches trucados es una cifra descomunal, además de tener que rectificar esos coches, con un coste apreciable, satisfacer las multas en los Estados Unidos y, previsiblemente en Europa y Asia, exigirá más dinero, además de posibles responsabilidades penales. Sin olvidar los efectos comerciales entre clientes futuros que recelarán antes de comprar un coche a una firma tramposa.
La semana pasada comprar acciones de Volkswagen, con la información disponible, parecía una decisión razonable, incluso inteligente. Hubiera sido un error imposible de tener en cuenta. Por eso a los tramposos hay que castigarles con carácter disuasorio, para que otros tomen nota y se abstengan de la tentación del engaño: justicia punitiva y disuasoria.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2015

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031