La “desconcertación” no resta

Publicado por el jul 27, 2009

Compartir

Tal y como estaba planteada la negociación entre sindicatos, patronal y gobierno no conducía a nada mejor. Llevaban más de un año hablando pero sin entrar en detalles, buscando un acuerdo de mínimos que molestara lo menos posible. Trataban de llevar la crisis al quirófano pero sin intervenir al paciente, sin entrar en cirugía, no fuera que sangrara.

La ruptura de la negociación se ha producido porque el acuerdo era mera foto con algo de fanfarria. La extensión del subsidio del desempleo durante seis meses más a favor que quienes agoten anteriores subsidios se va a hacer a cuenta del Presupuesto, con más déficit.

Los demás puntos del posible acuerdo, incluida la reducción de las cotizaciones sociales en medio punto permanente y uno por un año, puede hacerse (o no) sin que ello justifique la solemnidad del acuerdo a tres bandas con los cinco presidentes firmando y haciendo declaraciones enfáticas.

El acuerdo social requiere antes ideas compartidas, objetivos e intereses comunes, argumentos desarrollados y razonablemente coincidentes, y dosis de generosidad y autoridad. Nada de eso se ha construido a lo largo de un año, que ha sido el peor de la economía española durante un par de generaciones. ¡Millón y medio de puestos de trabajo perdido en un año! no es argumento para hacer coincidir los diagnósticos y acordar un tratamiento.

El fracaso de la negociación no es una mala noticia en si mismo; más fracaso es que hayan tardado tanto y que los objetivos planteados fueran tan pequeños. Quien sea el responsable del fracaso es irrelevante, lo son todos por igual. El documento que presentó la patronal el jueves es un documento sólido, realista, que debería haber sido la base del debate aunque ni al gobierno ni a los sindicatos les interesa la reforma laboral. Aquí sirve la advertencia de Obama cuando dice que quienes van a decidir la reforma sanitaria para su país no están concernidos, todos tienen un buen seguro sanitario. Aquí pasa lo mismo, quienes tendrían que abordar la reforma laboral no están afectados por la amenaza del paro, están cubiertos de una u otra manera y de por vida.

El fracaso del acuerdo no merece una lágrima, el acuerdo planteado era de baja densidad y poco alcance. La crisis no se mueve, quizá ahora empeoren las perspectivas y bajen el rating al Reino.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2009

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031