Ocurrencias desesperadas: Que no compute como déficit

Publicado por el jun 5, 2013

Compartir

La propuesta de que algunos gastos (inversiones) públicos no computen en la cuenta de déficit es como hacer trampa en los solitarios. Así cualquiera. Para los países más agobiados por el compromiso de reducir el déficit es una ocurrencia desesperada,  ampararse en la contabilidad, ocultar las facturas o no contabilizarlas. El gobierno español propone a Bruselas que los gastos dedicados a reactivar (por ejemplo ayudas al empleo juvenil o a la Investigación, Desarrollo e Innovación) no pasen por el cómputo de déficit excesivo.

La propuesta pertenece al mundo de las ocurrencias del TBO, de hecho propone establecer dos contabilidades (o más, una vez metidos en harina) ) una que sirve para verificar el resultado de los ajustes y  otra más real y completa. ¿No sería más sencillo ampliar los márgenes de déficit y mantener una contabilidad única?  Las cuentas, los números, deben ser como los hechos, sagrados. Las contabilidades inciertas, flexibles, interpretables  suelen ser el prólogo de  trampas y manipulaciones. Calificar algunos gastos de buenos y otros como no tanto es meterse en enredos sin fin. Los gastos malos no hay que hacerlos, solo se debe gastar en lo que sea necesario y conveniente.

Lo que se percibe detrás de la sugerencia es una convicción debilitada sobre la necesidad del control del gasto a los parámetros previstos. Para el gobierno el ajuste presupuestario (esencialmente del gasto) era el mantra decisivo de su política, hace un año. Reduciendo el déficit a las magnitudes previstas (menos del 3% del PIB en el plazo de dos años) se sentaban las bases de la recuperación, del empleo y la prosperidad.

Un año después  la convicción ya no era tan clara, los “duros ajustes”  (palabras de Rajoy) proporcionan un resultado mediocre, lo cual ha llevado a rectificaciones en los objetivos y en el énfasis. Asumir ahora que algunos gastos no computen en los expedientes de déficit excesivo es liquidar esa estrategia, lo cual abre otro capítulo con otras incertidumbres.  En resumen el armazón de la política económica es débil, acomodaticio.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2013

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031