Las pensiones, el asunto más sensible

Publicado por el dic 23, 2010

Compartir

El paro y el salario forman parte de la lista corta de preocupaciones prioritarias de los españoles, de lo que inquieta y perturba, de lo que tranquiliza y anima. Por eso el actual malestar, que gira contra el gobierno y la política, tiene fundamento en que ambos, empleo y nóminas, están mal y no tienen pinta de mejorar. Pero por encima de todo sobrevuelan las pensiones, que forman parte de la confianza o desconfianza profundas sobre el futuro.

Siempre que las pensiones se han visto comprometidas, en el eje del debate, el malestar de los españoles ha escalado al nivel de máxima alarma. Los políticos lo saben, o deberían saberlo. González utilizó ese argumento contra Aznar en 1993 con notable eficacia y bastante trapacería. Desde entonces todos los partidos mantienen un cuidadoso lenguaje respecto a las pensiones: el correcto en público y en privado el que tiene en cuanta todas las circunstancia y conoce lo delicado y complejo del artefacto.

Las conclusiones del Pacto de Toledo, que es un curioso instrumento para introducir sentido común en el debate, son importantes y deben ser analizadas, cuando las conozcamos en detalle, con calma y profundidad. De lo sabido hay varios puntos que tienen tanta importancia como los dos aspectos calientes del actual debate (el alargamiento de la edad de referencia de jubilación de 65 a 67 años y el alargamiento del período de cómputo de la pensión de 15 a 20 o 25 años).

Además es relevante determinar con plazos y mucha precisión la separación de fuentes, que las pensiones contributivas se paguen con las aportaciones, con las cotizaciones; y las no contributivas y las mejoras por encima de la inflación, se atiendan desde el Presupuesto, por corresponder a políticas sociales al margen, o adicionales, al sistema de pensiones.

Es importante homologar los regimenes: general, autónomos, hogar etc., también el de funcionarios, ya que las actuales clases pasivas necesitan una revisión a fondo. Gestionar este embrollo costará dinero a corto plazo, pero mejorará la calidad del sistema a largo plazo y restará irritación y sentimientos de injusticia y agravio.

El sistema español de pensiones es bueno, de lo mejor que se ha construido este último medio siglo, merece la pena sostenerlo y mejorarlo y para ello hay que serenar, aparcar el populismo y la demagogia y entrar a fondo en un debate de argumentos y razones, de números, escenarios y alternativas. Hay datos, hay argumentos y hay espacio para el consenso.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2010

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031