La percepción de la recuperación se toma tiempo

Publicado por el feb 11, 2015

Compartir

Que en la economía española hay signos evidentes de recuperación es un dato más que una opinión. Que la recuperación va por barrios, también es dato. Las recuperaciones nunca son lineales, ni simultaneas para todos los grupos sociales. Por eso es lógico que muchos de los perjudicados por la crisis protesten frente al argumento de la recuperación con el argumento de que ellos no lo sienten. ¿Cómo lo van a percibir esos dos millones y medio de parados –diferencia entre el empleo de antes de la crisis y el actual- que no salen de esa desgracia? ¿Cómo lo van a percibir el millón de personas que ha agotado el seguro de paro y que se desplaza de uno a otro programa social para conseguir una renta mínima? ¿Cómo lo van a percibir clases medias, profesionales que han perdido capacidad adquisitiva y que no ven el momento de recuperarla?
Todas las encuestas detectan la mejora, pero con un lento proceso, a razón de unos pocos puntos cada mes. Mejora el sentimiento de los consumidores y, sobre todo, mejoran los datos de consumo que son es el factor que sustenta la recuperación. Lo virtuoso, lo deseable hubiera sido que la exportación fuera el viento que anime la vela del crecimiento, pero es el consumo interno el que lo ha hecho durante el último año, lo cual tiene mérito, aunque también encierra debilidades.
El profesor Antón Costas, presidente del Círculo de Economía de Barcelona, sostiene en un revelador artículo publicado en La Vanguardia que la euforia del pasado no fue solo una fiesta, que también hubo aportaciones importantes para sustentar un futuro más próspero; que hubo excesos y dispendios, pero también inversiones productivas que ahora dan buenos frutos.
Alerta el profesor sobre la euforia por la recuperación con varios argumentos. Primero que en el actual crecimiento hay un efecto estadístico, que partimos de muy abajo, que el retroceso fue tan grande que justifica un rebote. La cuestión es consolidarlo en forma de crecimiento sostenido. Y eso está por acreditar. Segundo, que a esa recuperación contribuye el sector público que ha practicado un ajuste (austeridad) menos intenso de lo exigido (y percibido), lo cual ha sido un acierto. Tercero que ha emergido una productividad escondida, durmiente dice Costas, que se sustenta en las inversiones en equipo productivo hechas en los buenos tiempo que ahora producen el efecto esperado. Y cuarto, el clima social, la moderación salarial, el autocontrol que contribuyen a la estabilidad y a recuperar confianza. Aunque el debate en los medios es áspero, agudo, incluso un poco apocalíptico la realidad social es más templada y constructiva.
La percepción de la recuperación es perezosa, necesita de pruebas consistentes, que llegue a amplios sectores de la sociedad y que se sostenga en el tiempo. Maneja ritmos más lentos que los que marca el calendario político, siempre ansioso y obstinado.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2015

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031