La inestabilidad política produce cautela inversora

Publicado por el Dec 22, 2015

Compartir

Una de las características de la democracia española (durante los casi cuarenta años de vigencia de la Constitución) ha sido la estabilidad política, gobiernos que llegaban prácticamente hasta el término de sus mandatos; unos de mayoría absoluta y los otros de mayoría suficiente con apoyos parlamentarios estables. Solo el cuarto gobierno de Felipe González, el de 1993-96, acosado por los casos de corrupción, tuvo que anticipar elecciones un año, una vez que el socio catalán (Pujol) dejó de apoyarle.
Aquella situación de inestabilidad pasó factura en términos económicos, por crisis de confianza. Supuso un cierto parón, recuperado inmediatamente con el primer gobierno Aznar; incluso aquel gobierno agónico de González sentó las bases de salida de la recesión de 1992. Cuando Aznar llegó al poder la economía ya crecía cerca del 3% y se recuperaban los equilibrios macroeconómicos que eran necesarios para formar parte del proyecto europeo. El nuevo gobierno consolidó la salida de la recesión.
Entramos ahora en una fase de inestabilidad política, un tiempo para pactos parlamentarios de composición incierta e incluso con una posible repetición de las elecciones en el horizonte de la primavera próxima. La inestabilidad política cotiza mal en los mercados; es es algo excepcional, todo lo contrario; no son pocos los países del euro que han pasado o están pasando por fases largas de inestabilidad política, gobiernos provisionales o de mandatos cortos.
En nuestro caso la inestabilidad no implica inseguridad jurídica. En Portugal, un gobierno de izquierda no cuestiona la posición portuguesa en Europa, pese a la retórica previa de algunos de los partidos que apoyan al nuevo gobierno socialista. Y el caso griego indica que tras meses de incertidumbre las posiciones se ordenan con una razonable ortodoxia a la europea.
En España se está produciendo una renovación política de calado, nuevas fuerzas políticas que aunque en algunos casos vienen de posiciones extremas, tratan ahora de competir por el centro, de sustituir a los viejos partidos.
La Bolsa recibió ayer a la baja y con poco negocio los resultados electorales, pero no será ese vector el dominante en los mercados. Habrá algunos aplazamientos en decisiones de inversiones, más preguntas, más garantías, pero España sigue siendo un valor sólido; ahora en observación, con muchos ojos pendientes de la estabilidad política, conscientes de que la cota de riesgo ha subido, pero colocado en zona de confiable, país para invertir.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2015

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Apr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031