La ambición del Santander

Publicado por el Apr 29, 2009

Compartir

Los resultados de los tres grandes bancos españoles (representan más del 25% del sistema financiero español consolidado), referidos al primer trimestre del año, han sido coherentes y algo mejores de los previstos. Popular y BBVA proponen patrones similares: estabilidad del balance, es decir prudente renuncia al crecimiento en una economía en recesión, mejora de márgenes y de ingresos, incremento apreciable de las provisiones (aunque inferior al crecimiento de la morosidad), ajuste de costes y caída de los beneficios, del orden de un tercio. Todo ello es razonable y pone de manifiesto que las estrategias de ambos bancos están trazadas y no van a variar en el futuro inmediato: ajuste sin renunciar al crecimiento, pero sin asumir riesgos.

El caso del Santander, que acaba de presentar sus cuentas trimestrales esta mañana, es algo distinto, siempre lleva un toque personal, singular e incluso pretencioso, típico en un banco que se resiste a someterse a los patrones de moda.

La naturaleza de este Santander es morfológicamente dinámica, no es posible imaginar que no crezca, no está en su naturaleza. Este trimestre, cuando los otros bancos se encogen o consolidan posiciones, el Santander presenta en tasas intertrimestrales crecimientos de casi dos dígitos. Ha incorporado más capital, más recursos y no ha renunciado a consolidar su posición en los Estados Unidos adquiriendo el 75% que le faltaba de Sovereign.

Como la morosidad crece (aunque menos que la media del sector) también lo hacen las provisiones a costa de congelar el beneficio. Los 2.100 millones de euros que aparecen en al última línea de la cuenta de resultados son un 5% menores que los del primer trimestre del 2008, pero mejores que los del cuarto trimestre del año.

El Santander está decidido a desmentir a los analistas que le atribuyen capacidad para generar hasta 7.600 millones de euros (-26%) de beneficio anual y confirmar sus objetivos de superar los 8.876 del año pasado. A estas alturas del año quedan aun incógnitas por despejar, especialmente por la rentabilidad en Brasil y Gran Bretaña, pero los objetivos se mantienen y los exigentes compromisos de dividendo también.

Botín reitera que la acción está infravalorada y, quizá por eso, mantiene el dividendo, pagado en metálico, con niveles de rentabilidad no imaginados años atrás. El precio de la acción se ha quedado a la mitad respecto a hace un año, pero sin que ello conduzca a la resignación de un Botín decidido a ser midas para sus accionistas.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2009

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Apr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031