Grecia quiere soberanía y euro y créditos…

Publicado por el jul 16, 2015

Compartir

Y dos huevos duros, exclamaría Groucho Marx si presenciara el panorama griego desde el balcón, sin más pasión que la que provoca el espectáculo. A lo largo del mes de julio, que está a mitad de camino, se han producido varias “vueltas de tortilla” que marcan orientación en sentidos contradictorios. El 61% de los griegos que acudieron al referéndum al que les convocó su gobierno aprobaron rechazar una oferta de rescate financiero condicionado para el país. Que los prestamistas hubieran retirado esa oferta, que el referéndum fuera convocado con plazos imperiosos, inferiores a los previstos por la ley, resultaron fruslerías descartadas por los tribunales griegos y por la opinión pública.
Los griegos votaron como el gobierno les pidió, en el buen entendido (según otros sondeos) de que eso no significaba rechazar el euro ni la pertenencia a la Unión Europeo. De manera que fue un NO con reservas, No pero depende. Y así lo entendió el gobierno griego que se plantó en Bruselas al día siguiente para negociar otro acuerdo.
Lo que se encontró fue otra propuesta más precisa, más exigente en requisitos y condiciones, que se fundaba en la “necesidad de restaurar la confianza” como condición previa. Al lado de la oferta que no admitía variaciones, estaba la alternativa de abandonar el euro de forma temporal o definitiva.
Una parte del gobierno griego, sustentada por las alas extremas del arco parlamentario, de Amanecer Dorado a los viejos comunistas y algunos sectores de Syriza, no quieren acuerdo alguno con la Unión y proponen la salida definitiva del euro. Incluso admiten una variante (tesis Varoufakis) de convivir con dos monedas, el euro y un nuevo pagaré griego avalado por el Estado. Esta posición que no ha sido explícita hasta fechas recientes con siguió anoche 68 votos de los 300 posibles en el Parlamento griego, un 23%. Un porcentaje apreciable pero muy insuficiente para imponer su criterio.
Si a los griegos les preguntan en referéndum si quieren salir del euro y de Europa, hay razones para pensar que un resultado contundente a favor de seguir en el club. Las explicaciones sobre la soberanía, las humillaciones, la dignidad… son palabras vanas, emocionales y subjetivas. Defender la soberanía cuando pides tanto dinero es contradictorio, polos que se repelen. Créditos sin condiciones es una especie no conocida. En la vida todo no se puede, y Txipras lo entendió el domingo cuando se asomó al abismo de cerrar y quebrar los bancos griegos y con ello evaporar los depósitos de los ciudadanos. Al final se cumple el viejo lema: lo que no puede ser… no puede ser…y además es imposible.
Cancelar los créditos, perdonarlos, borrarlos, es algo que ocurrirá algún día, pero ni resuelve el problema, ni es lo más urgente. Lo urgente es que Grecia se ponga a trabajar, a producir, a vender y a vivir conforme a sus posibilidades.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2015

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031