El recibos de la luz

Publicado por el Sep 21, 2010

Compartir

Los gobernantes disfrutan dictando normas, ejerciendo el poder, por ejemplo fijando precios o repartiendo subvenciones. Gobernar es gastar decía el profesor Fuentes Quintana, en acertada definición. Un caso de lo primero, de mandar, es el de las tarifas energéticas, luz, gas o de otros productos y servicios que afectan a la mayoría de la población. Hubo tiempos en los que el gobierno fijaba el precio del pan, de la gasolina… Una de las grandes reformas de los Pactos de Moncloa fue la derogación de la intrincada normativa de control de precios, que clasificaba paquetes de productos y servicios en regulados, controlados y autorizados, los unos eran fijados por el Gobierno directamente, por propia decisión, los otros eran pedidos por el sector y bendecidos por el burócrata de turno y finalmente había precios que fijaba el sector, informaba y por silencio administrativo entraban en vigor. Un galimatías que contribuía poderosamente a elevar los pecios y a crear inflación. De hecho cuando se suprimió esta antigualla la inflación alcanzó los niveles más altos que hemos conocido.

Viene a cuento la disquisición del intricado modelo de fijación de los precios efectivos de la luz para los hogares. Dicen que hubo un proceso de liberalización y competencia en el suministro de energía, incluso se creó un coste añadido por la transición a la competencia que es un caso peculiar e insólito en la historia de las liberalizaciones de precios y rupturas de oligopolios o monopolios de hecho.

Tras la aparente liberalización las hogares quedaron aislados en la TUR, tarifa de último recurso, que fija en gobierno y que atiende una serie de indicadores entre ellos el resultado de una subasta que tiene más de amañada que de abierta.

La subasta se celebra hoy y servirá para subir el precio de la luz durante el próximo trimestre, último del año. El gobierno ha querido abrazar a la oposición para compartir el desgaste de subir la luz, pero con buen criterio los del PP han hecho aquello de “pasa tu primero….”. Ni este ni los anteriores gobiernos aciertan a la hora de fijar un modelo estable para la electricidad, un asunto importante para familias y empresas. Demasiada confusión, demasiada arbitrariedad, demasiado enredo, y poca decisión y buen criterio por parte de los reguladores. Al final el precio de la luz depende de las conveniencias políticas del Presidente del gobierno. Un disparate.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2010

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Apr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930