El BBVA recompone posición en China con curiosos efectos contables

Publicado por el Oct 18, 2013

Compartir

Las normas contables en vigor, implantadas antes de la crisis con fundamentos muy discutibles a la vista de las consecuencias, tienen impacto en las decisiones que a veces exceden los resultados efectivos de las compañías, lo cual hace que las cuentas vayan mucho más allá de la imagen fiel de las empresas. Las valoraciones de activos a precios de mercado, cuando estos cambian con demasiada rapidez, pueden producir más perturbaciones que lo que trata de evitar, un remedio peor que la enfermedad. También las estimaciones de beneficios por puesta en equivalencia o por la calificación de la cartera como estable o financiera generan incertidumbres y consecuencias no previstas que aconsejan decisiones de explicación compleja.

En el caso de los bancos las cosas se complican más por el efecto de las exigencias de los reguladores y de las nuevas normas de solvencias y de calificación de riesgos. Un caso práctico elocuente es el del BBVA y su operación en China con el CITIC Bank Corporation. El año 2006 adquirió el 5% de esa entidad con una inversión del orden de mil millones de euros, amplió al doble el 2008 y alcanzó luego el 15%, con inversión total de algo más de  3.200 millones de euros. A lo largo de estos años ha ido anotando la proporción de beneficios como participación estable, lo cual implica consumo de recursos propios en la matriz y finalmente la exigencia de más capital propio.

Esta semana BBVA anunció que se desprende del 5% de CITIC con la explicación principal de que así libera 2.400 millones de euros de capital con mejora del ratio BIS III de 72 puntos básicos. Satisfacer ese ratio que entrará en vigor en breve, forma parte de los objetivos prioritario de los bancos en estos momentos. La venta del 5% de CITIC por parte de BBVA se materializará a pecios de mercado, casi mil millones de euros, que supone recuperar en torno al 90% de la inversión original. Sin embargo el efecto en la cuenta de resultados de este año, como consecuencias de los efectos de las normas contables vigentes, será anotar una pérdida de 2.300 millones de euros. El BBVA ha realizado, como otros bancos con posibles, ventas de activos no estratégicos como compañías de planes de pensiones en Latinoamérica, con plusvalías que se anotan directamente en la cuenta de explotación que permiten compensar buena parte de las pérdidas contables de la operación china.

 

Mucho dinero de anotar, generado por efectos contables, que se mueve para propiciar el cumplimiento de exigencias normativas, que apenas modifica los resultados efectivos y las posiciones estratégicas, pero que pasa por las cuentas de resultados con efectos perturbadores difíciles de explicar. ¿Son las actuales normas contables las más adecuadas para la gestión de la crisis y la salida de la misma? Probablemente no, pero a ver quién se atreve a meterse en ese jardín.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2013

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Apr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031