Barrunto de un gobierno mundial

Publicado por el abr 3, 2009

Compartir

De la cumbre de Londres ha salido un buen documento, que no es difícil de redactar y consensuar, basta poner a la tarea buenos especialistas. Pero sobre todo ha salido un clima y unas ganas de hacer coordinadamente, un remedo de gobierno mundial efectivo, para fijar principios y criterios dominantes.

La anterior cumbre, la que pidió Sarkosy y convocó Bush en una especie de despedida a la grande, alumbró un documento brillante, un catálogo de buenas intenciones y poco más. La proclamación de ser chicos buenos y no sucumbir a las presiones proteccionistas de los grupos de presión no pasó de “brindis al sol”, la mayor parte de los firmantes adoptó a los pocos días medidas discretas de protección de intereses locales en perjuicio del comercio mundial. Y de la ronda de Doha ni un solo paso adelante.

Aquella fue una cumbre de ensayo, en la que el anfitrión estaba de despedida, sin margen de maniobra. Lo mejor que pudo pasar es que no se produjeran rupturas ni portazos, que concretaran otra cita: la de Londres.

En esta segunda cita, ya en serio, se estrenó el Presidente Obama, el más inexperto de los presentes en materia de cumbres y en alta política internacional. Pero para ser inexperto ha superado todas las expectativas, ni una pifia, ni una mala cara, ha actuado como bálsamo para trasladar la sensación de que estamos ante un gobierno mundial, multilateral, de gente dispuesta a pactar y cooperar.

Esta reunión ha sido “obamismo” en estado puro: todos se han puesto en los zapatos de los demás para concretar lo que une y dejar fuera lo que separa. Con el documento y las decisiones de la cumbre todos pueden presumir que se han llevado el gato al agua, que han impuesto sus tesis y que vuelven satisfechos a casa. Incluso Zapatero puede aspirar a tanto.

Los resultados de la cumbre se medirán con el paso de las semanas, con las nuevas aportaciones al FMI, que empezará a trabajar en la estabilización de los sistemas financieros tocados y de las balanzas de pagos muy deterioradas. Pero la clave está en la apertura comercial, en la lealtad para los intercambios. Si el comercio mundial se recupera, si la competencia y la productividad se imponen, las posibilidades de una fase depresiva se alejarán y la cumbre habrá sido un éxito. Porque bien empieza lo que bien acaba o “por sus frutos les conoceréis”.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2009

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031