Autopistas quebradas. una letra vencida

Publicado por el oct 28, 2013

Compartir

Casi todos los implicados en la última ronda de concursos de autopistas de peaje (adjudicadas a caballo del cambio de siglo)  se enfrentan a una encrucijada decisiva estos días. La mayor parte de las concesionarias entraron en concurso de acreedores a lo largo de los últimos meses, por la insuficiencia de los ingresos y el desvío al alza de los costes, especialmente expropiaciones. Los accionistas invirtieron casi mil millones de euros en el capital de las concesionarias, que ahora dan por perdido. Los bancos tienen concedidos crédito por valor de 4.000 millones que ya no cobra interses, hay más de 1.500 millones pendientes de pago por expropiaciones y los constructores (que a su vez son accionistas) reclaman otros 500 millones de certificaciones pendientes de pago. Y además pérdidas diarias en la explotación.  Y como coda el compromiso del Estado como garante final ya que los contratos de concesión contemplan la figura de la Responsabilidad Patrimonial de la Administración.

Todas las partes implicadas, Fomento, concesionarios, bancos, expropiados, (con vigilancia de Bruselas que no acepta ayudas de estado) negocian desde hace más de dos años una salida para un desastre financiero que crece por semanas. Hay dos hipótesis, la catastrófica que pasa por continuar los concursos de acreedores hasta la quiebra, que muy probablemente arrastraría costes elevados para todos, incluido el Tesoro. Y la posibilista que pasa por una acuerdo de todos los implicados que deben sacrificar buena parte de sus intereses. El viejo principio de que “de lo perdido, lo que se encuentre”

Fomento ofrece la posibilidad de volver a recrear una empresa nacional de autopistas (lo hizo el año 1983 para salvar tres concesiones arruinadas, con éxito de gestión ya que veinte años después privatizó las concesiones y recuperó la inversión) con participación minoritaria de los privados y refinanciación de la deuda con más plazos y alguna quita. La cuestión está en el reparto de costes cuyos flecos decisivos se discuten estos días.

Un arreglo a este problema daría un respiro a todos, incluida reputación de España. El fracaso sería ruinoso para todos. Los plazos están vencidos y es la hora de las soluciones, porque las consecuencias de una quiebra del sector serían imprevisibles.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2013

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031