Antes del copago, hay mucho que cortar

Publicado por el Dec 13, 2010

Compartir

La vicepresidenta económica tiene una presentación tibia, aparentemente débilm, poco curtida en la dialéctica política y parlamentaria, pero con firmeza que solo conocen los que la han puesto a prueba. Su experiencia por los pasillos de la administración es dilatada, hace más de treinta años que andaba ocupada desentrañando las retribuciones de los funcionarios. Luego se ha ganado la vida en el sector privado como ingeniera y economista y en el sector público con cargos relevantes. Ahora lleva seis años en el gobierno, en tres carteras distintas. Hoy se sabe el Presupuesto con detalle y los límites en los que tiene que ejecutarlo. Y además, el presidente se ha caído del caballo del gasto y aparece como aliado convencido de su ministra de Finanzas, todo lo contrario de lo que le pasó a Solbes, que tenía que lidiar con el resto del gabinete y con su Presidente. El presidente ahora en vez de ser el más gastador del gobierno, es el primero en tirar de serrucho para ajustar gastos. Demasiado tarde, aunque nunca es tarde para hacer lo debido. Quizá demasiado tarde para sus expectativas electorales.

La vicepresidenta hizo parada el domingo en una radio, Onda Cero, para las habituales explicaciones de fin de semana. Ratificó la voluntad de cumplir el Presupuesto este año y el próximo. Y además señaló que hay tocino por rebañar en el gasto público, sin necesidad de subir los impuestos. Los anuncios prospectivos del gobierno tienen poca credibilidad, no por malicia, sino porque la realidad se lleva por delante sus pretensiones.

En esas declaraciones de ayer la vicepresidenta entró al trapo de la sanidad, la segunda partida de gasto público, después de las pensiones. Gasto transferido a las autonomías, que más de una devolvería con gusto al gobierno central si fuera posible. La vicepresidenta dijo ayer que antes de aplicar modelos de copago (en vigor en muchos países europeos) hay mucho por recortar en el modelo español. Puede que tenga razón, así que a cortar, a ajustar, a racionalizar. En la farmacia y en otras partidas; también en la organización. Y hecho todo, habrá que recurrir al copago, que es una forma de impuesto o de tasa finalista. Me atrevo a predecir que en esta segunda década del siglo XXI habrá copago sanitario.

Compartir

ABC.es

Nuestro Dinero © DIARIO ABC, S.L. 2010

La economía se ha convertido en la principal preocupación de todos nosotros. En este sitio encontrarás pistas certeras para comprender qué está pasando con nuestro dinero. Más sobre «Nuestro Dinero»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Apr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930