La Expo más cara de la Historia

Publicado por el may 4, 2010

Compartir

En plena crisis, China vuelve a deslumbrar al mundo con la Exposición Universal de Shanghái, la mayor y más cara de la Historia. Hasta que concluya el próximo 31 de octubre, la muestra espera recibir 70 millones de visitantes. Cada día, unas 400.000 personas inundarán este recinto de 5,28 kilómetros cuadrados, que alberga 190 países participantes y 50 organizaciones internacionales y celebrará 20.000 actos. Tras el éxito de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el régimen chino continúa luciendo la modernidad y el progreso que han traído tres décadas de apertura al capitalismo y reivindicando su lugar como superpotencia global.

Con su espectacular cine IMAX, el pabellón de Arabia Saudí es el más caro de la Expo; ha costado 110 millones de euros

Para este evento, China ha invertido 28.600 millones de yuanes (3.172 millones de euros), de los cuales 18.000 millones de yuanes (1.996 millones de euros) se han destinado a la construcción del recinto y los pabellones permanentes y 10.600 millones de yuanes (1.175 millones de euros) se dedicarán a sus costes de funcionamiento durante los próximos 184 días. Además, el Gobierno local de Shanghái ha reservado 75,7 millones de euros para ayudar a los países más pobres a estar presentes en la muestra.

Pero este presupuesto es sólo una pequeña parte de los 400.000 millones de yuanes (44.378 millones de euros) que el Gobierno chino se ha gastado en preparar la ciudad de Shanghái para tan magno acontecimiento. La mayor parte de ese dinero se ha invertido en infraestructuras como autopistas y cuatro nuevas líneas de metro, que se unen a las nueve ya existentes y suman un total de 420 kilómetros de raíles. Además, se ha levantado una nueva terminal en el antiguo aeropuerto de Hongqiao, que podrá recibir hasta 94

millones de pasajeros junto al más moderno de Pudong, conectado con la ciudad a través de un tren de levitación magnética Maglev que circula a 430 kilómetros por hora.

En total, la inversión para la Expo es mayor que la de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Sumando faraónicas infraestructuras como el Nido, el Cubo de Agua, un nuevo aeropuerto, el Auditorio Nacional, la torre de la CCTV y cientos de kilómetros de autopistas y vías de metro, China se gastó 40.000 millones de dólares (30.265 millones de euros) en las Olimpiadas, que oficialmente arrojaron un beneficio de 12 millones de euros.

Pero esa inversión se queda pequeña en comparación con los 44.378 millones de costará la Expo de Shanghái, que durará seis meses y cuyos ingresos aumentarán un 1% el PIB de China e impulsarán la economía en el Delta del Río Yangtsé.

Y es que la Expo de Shanghái espera recibir 70 millones de visitas que, según un estudio de la consultora Shenyin & Wanguo Securities, se quedarán en la ciudad una media de tres días e inyectarán 100.000 millones de yuanes (11.093 millones de euros) en la economía local. A tenor de Southern Huijin Investment Management Company, el sector hotelero será el más beneficiado al llevarse el 34,3% de dichos ingresos, seguido de las compañías aéreas (26,1%), las tiendas (14,8%), los bares (10,1%) y los restaurantes (4,2%).

Frente al fiasco económico de otras Expos como las de Sevilla, Hannover o Zaragoza, que acabaron con pérdidas, ¿recuperará China la inversión en la Expo de Shanghái? Con la venta de entradas, el patrocinio y los productos con licencia, la Organización espera obtener 9.610 millones de yuanes (1.066 millones de euros). A ellos se suman la emisión de bonos estatales por valor de 8.000 millones de yuanes (887 millones de euros), la inversión directa del Gobierno central, que asciende a 7.150 millones de yuanes (793 millones de euros), y las aportaciones de participantes privados y préstamos bancarios, que llegan a los 2.850 millones de yuanes (316 millones de euros).

Por su promoción internacional y la renovación urbanística en la zona de la muestra, los beneficios revertirán en Shanghái cuando acabe la Expo.

Compartir

ABC.es

Tras un biombo chino © DIARIO ABC, S.L. 2010

China y Asia ya plantean al mundo los principales retos del futuro, como la superpoblación, el desarrollo insostenible y la contaminación de sus megalópolis plagadas de rascacielos, pero también cuentan con paraísos naturales como el Tíbet, Tailandia o Mongolia. Descubrir sus contrastes es comprender el mundo del mañana.Más sobre «Tras un biombo chino»

Calendario
mayo 2010
L M X J V S D
« abr   jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31