En junco por la bahía de Halong

Publicado por el jul 29, 2009

Compartir

A BORDO DEL JUNCO NANG TIEN (VIETNAM). Amanece en Haiphong, a unos 170 kilómetros al este de Hanoi en la costa de Vietnam, y un inesperado tifón derriba árboles, rompe ventanas y está a punto de arruinar el crucero por uno de los lugares más mágicos y hermosos de Asia: la bahía de Halong. Pero, tan pronto como amaina el vendaval al cabo de un par de horas, los rayos del sol vuelven a colarse, tamizados, por entre las nubes en un cielo azul tan intenso como el turquesa del mar. Y al fondo, sobre la línea del horizonte, se erigen imponentes y orgullosos los islotes de formas singulares que componen la bellísima estampa de esta famosa bahía.

En realidad, se trata de unas 3.000 rocas kársticas de diferentes tamaños y relieves que emergen violentamente del mar a lo largo de los 120 kilómetros de costa que dibuja el arco la bahía. Con la piedra caliza erosionada por el paso del tiempo y una abundante vegetación tropical cubriendo su superficie y trepando a modo de enredadera hasta los penachos, dichas islas son auténticas montañas que flotan sobre las olas en estas revueltas aguas del Golfo de Tonkín, cerca de la frontera con China.

Por su majestuosidad, la bahía de Halong fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994, convirtiéndose en el principal destino turístico de Vietnam. Literalmente, su nombre significa la bahía del dragón descendente, ya que la leyenda cuenta que varios de estos animales mitológicos bajaron del cielo y escupieron sobre el mar descomunales joyas y rocas de jade que formaron una fortaleza natural para defender a sus habitantes de las invasiones de pueblos extranjeros.
De hecho, el laberinto de islotes trufados por la bahía y sus canales ya sirvió en el siglo XIII para que el general vietnamita Tran Hung Dao hundiera a la flota chino-mongola de Kublai Khan, nieto de Genghis Khan. La última vez que actuaron como muralla defensiva fue durante la guerra de Vietnam, cuando los barcos americanos bombardearon Halong y sus islas.

Aproximadamente un millar de ellas han sido bautizadas por sus peculiares formas, como la isla Voi (elefante) y el islote Ga Choi (gallo de pelea). Con o sin nombre, todas cuentan con un rico ecosistema donde hay 200 especies de peces, 450 tipos de moluscos, arrecifes de coral donde hacer submarinismo y un buen número de animales en sus junglas, como pájaros tropicales, antílopes, monos e iguanas. Precisamente, de la pesca viven los nativos de las islas, cuyas casuchas de bambú flotan sobre las aguas junto a playas de finísima arena blanca.
Además, las islas se hunden bajo el mar a través de intrincadas grutas y cuevas plagadas de estalactitas y estalagmitas. De todas ellas, la más famosa es la de Hang Dau Go, que los colonizadores franceses denominaron la Cueva de las Maravillas en el siglo XIX por la espectacularidad de sus tres cavidades y el brillo de sus rocosas paredes.
Junto a ella, destacan las grutas de Hang Sung Sot (Cueva sorprendente) y de Hang Trong (Cueva del Tambor), a las que se puede llegar a través de un impresionante crucero en uno de los numerosos juncos que navegan por la bahía. Y, si la embarcación se deja llevar al noreste por la corriente, la travesía puede terminar en las islas de la cercana bahía de Bai Tu Long, todavía más agreste y natural y donde el tiempo parece haberse detenido en la época de la Indochina colonial.

Dónde comer: En la cubierta a bordo del impresionante junco Nang Tien (Helada), con el que la agencia Viet-y, dirigida por el español Amedeo Ferrajolí, organiza cruceros por la bahía regados con buen vino blanco para acompañar el delicioso marisco fresco recién pescado. 57, Hang Choui. Hai Ba Trung. Hanoi, Vietnam. (00 84) 4 8213265. http://www.viet-y.com EMAIL: info@viet-y.com

Dónde dormir: Los que no quieran pasar la noche en el junco pueden pernoctar en el hotel Halong Dream, dotado de las más modernas comodidades y con una fantástica piscina. 10, Halong Street, Baichay Ward. Halong (Vietnam). (00 84) 33 849 009. www.halongdreamhotel.com EMAIL: dreamhotel@hn.vnn.vn

Compartir

ABC.es

Tras un biombo chino © DIARIO ABC, S.L. 2009

China y Asia ya plantean al mundo los principales retos del futuro, como la superpoblación, el desarrollo insostenible y la contaminación de sus megalópolis plagadas de rascacielos, pero también cuentan con paraísos naturales como el Tíbet, Tailandia o Mongolia. Descubrir sus contrastes es comprender el mundo del mañana.Más sobre «Tras un biombo chino»

Calendario
julio 2009
L M X J V S D
« jun   ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031