Mantras por el Tíbet en el manifestódromo de Nueva Delhi

Publicado por el Apr 7, 2008

Compartir

Durante estos días se están celebrando en Nueva Delhi unas jornadas de oración por la independencia del Tïbet. El lugar no es casual porque la máxima figura política y religiosa del budismo tibetano, el Dalai Lama, está exiliado en la ciudad india de Dharamsala desde que huyó de China en 1959 y en este país residen buena parte de los refugiados que han escapado de la ocupación del régimen comunista.

Como suele ocurrir en Nueva Delhi cada vez que hay una protesta ciudadana, los manifestantes han sido ubicados por las autoridades en la calle Jamtar Mantar, que por su cercanía con el Parlamento se ha convertido en una especie de manifestódromo en el que se dan cita desde los refugiados tibetanos hasta los trabajadores del Estado de Bihar que vienen a la capital para denunciar sus duras condiciones laborales.

Entre los asistentes a la concentración hay veteranos como como Pema Thinley, que escapó del Tibet con su familia tras la rebelión fallida de 1959 y anduvo por las montañas seis meses, hasta jóvenes como Tashi Norbu, que ahora tiene 26 años y a quien su padre trajo de niño a la India para que no se criara bajo la dominación de Pekín.

Junto a ellos también figuran miembros del Parlamento en el exilio como Tempa Tsering y Youdon Aukatsnag, una de sus diez diputadas, quienes denuncian, además de la represión china y la violación de los derechos humanos en la región del Himalaya, que los tibetanos que viven en la India se encuentran tan indefensos que carecen de pasaporte y tienen muy difícil viajar a otros países.

La protesta tiene lugar a ritmo de mantras y sutras que los monjes, con sus voces guturales, van entonando bajo una tienda de campaña profusamente decorada con fotografías de la sangrienta represión china, en las que no faltan jóvenes torturados o que han caído bajo las balas del Ejército Popular de Liberación.

Además de la oración, tiene lugar una representación donde se adapta la leyenda de los tres monos incapacitados para denunciar la actitud de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que no dice nada sobre la represión china; del presidente Hu Jintao, que no escucha las manifestaciones ciudadanas contra los Juegos Olímpicos, y de la comunidad internacional, cuyos Gobiernos permanecen ciegos ante los abusos en el Tïbet mientras sus ciudadanos toman las calles.

Al grito de “¡Tíbet libre!”, “¡Larga vida al Dalai Lama!”, “¡Tíbet nunca será parte de China!”, “¡Hu Jintao, asesino, carnicero y mentiroso!” y “¿Dónde está la ONU?”, los monjes budistas protestan en el manifestódromo de Jamtar Mantar portando banderas tibetanas y retratos del Dalai Lama.

Su objetivo es que China se avenga a dialogar con el Dalai Lama para que el régimen comunista conceda una autonomía real al Tíbet y respete su cultura. Y saben que todo el mundo estará mirando a Pekín durante los Juegos Olímpicos de este verano, por lo que no cesarán en sus protestas porque, si no consiguen algo en esta ocasión, su causa estará perdida para siempre.

Compartir

ABC.es

Tras un biombo chino © DIARIO ABC, S.L. 2008

China y Asia ya plantean al mundo los principales retos del futuro, como la superpoblación, el desarrollo insostenible y la contaminación de sus megalópolis plagadas de rascacielos, pero también cuentan con paraísos naturales como el Tíbet, Tailandia o Mongolia. Descubrir sus contrastes es comprender el mundo del mañana.Más sobre «Tras un biombo chino»

Calendario
abril 2008
M T W T F S S
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930