Sanción a Zidane: el triunfo de los mediocres

Publicado por el oct 22, 2014

Compartir

La Federación Española de Fútbol, en un exceso de celo que contrasta con el carnet regalado a Cruyff en los años ochenta, se dispone a castigar a Zidane con una suspensión de tres meses por ejercer presuntamente de primer entrenador del Castilla, equipo de Segunda B, y no de segundo, como consta en el organigrama del Real Madrid. A Zinedine le quedan cuatro meses para obtener el carnet de entrenador de fútbol a escala internacional, pero muchos mediocres sentados en una poltrona del comité de turno y en bastantes banquillos, han exigido el reglamentismo para que impidan que Zidane siga ejerciendo como técnico. ¿Quién es, en el mundo del fútbol, el presidente del comité técnico de formación de entrenadores? ¿A quién ha empatado, que diría Di Stéfano? ¿Es él, o sus compañeros que están ahí sentados en un organismo porque no han triunfado como entrenadores, quienes van a examinar a Zidane? ¿De verdad?

Junto a ellos se suman en la “demanda” preparadores que sí tienen el título y que también exigen la titulitis para todos. Hay que pedirla, en efecto, para la mayoría de los hombres del fútbol. Pero no para las grandes figuras, que deberían obtenerlo por sus méritos.

Alemania se lo entregó a Beckenbauer. España le dio permiso a Cruyff.  ¿Quién examinaría a Beckenbauer? Solo podrían hacerlo Seeler, Gerd Muller o Sepp Maier, por no decir Fritz Walter, descanse en paz.  ¿Y quién examinaría a Cruyff? Esa pregunta la hizo Joahnn en Holanda. Y todos se quedaron callados. ¿Por qué no se aplica el mismo rasero con Zidane? ¿A quién ha molestado? ¿Es que no le firmó la camiseta a  alguno de estos profesores de media tinta hace diez años, cuando brillaba en el Madrid?

Dicen estos mediocres que Zidane trabaja realmente como primer responsable del filial blanco, como se observa al verle salir a dar órdenes al equipo. ¡Como si Paul Clement, ayudante de Ancelotti, y el Mono Burgos, con Simeone, no salieran a corregir errores o a pedir cosas a sus futbolistas!

Estos mediocres queh an solicitado sanción a Zidane no han controlado que los fotógrafos y la prensa son los que hablan de Zidane, porque es un futbolista de renombre internacional. Santiago Sánchez, el primer técnico del Castilla, se sienta a su lado, pero no posee la atracción mediática. Hablemos clarito. El Castilla de Segunda B solo interesa al más alto nivel de prensa porque está Zidane. Sin Zizou, no le interesa más que a los familiares de los jugadores.

Hay una reflexión final que estos medicores, instalados en un país que enfatiza a los mediocres, deben asimilar. Aunquer quizás les cueste escuchar la verdad. Zidane, Cruyff , Schuster y otros grandes futbolistas de la historia del fútbol han elegido España para vivir y trabajar. ¿Qué país no querría tener a Zinedine como entrenadotr enseñando a los niños, que es lo que hacía y realiza el francés, desde Jesé a los chavales de siete años? ¿Quién no querría tener a Cruyff creando cantera, que es lo que ejecutó en el Barcelona con un sistema de juego bonito, ofensivo, aplicado a todas las categorías?

Pero no, en España surgen los mediocres para eliminar todo lo bueno, con tal de figurar ellos de algo, aunque sea de ingeniero mecánico aplastabotes. Que expongan, esos que piden el título a Zidane, que es lo que han sido y son como entrenadores en su carrera ¿profesional? Son profesionales del puesto y el sueldo fijo en un organismo.

La diferencia es que Zidane, dentro de un año, continuará siendo entrenador. Ellos, no sabemos si seguirán estando en ese sillón burocrático, colocados por el dedo o los dedos. La diferencia es que el Madrid, como el Barcelona, son clubes privados que eligen a sus profesionales. Y los organismos de medio pelo son entes mantenidos con el dinero de otros, porque no producen ni diez para pipas. Y son ellos los que se arrogan decidir si Zidane, o Beckenbauer, o Cruyff, pueden entrenar o no al Madrid, al Barcelona o a la selección alemana.

¡Menudo poder tengo! Se dirán estos mediocres en casa frente al televisor, que les repite el golazo de Zidane en la final de la Champions 2002. La diferencia es que ellos nunca marcarían un gol así. Ni sacarían el balón jugado desde atrás como hacía Beckenbauer. Ni anotarían el gol que Cruyff  le hizo a Brasil en el Mundial 1974. Quizá ni lo vieron. Deberían ser ellos los que se examinaran ante Zinedine, Cruyff y Beckenbauer. Y ya saben la nota: mediocre. La segunda pregunta de ese supuesto examen de los grandes jugadores a sus presuntos examinadores sería: ¿Por qué la Federación Española permitió entrenar a Cruyff y no a Zidane? Y no tendrían respuesta. Suspendidos.

Compartir

ABC.es

Tiro al blanco © DIARIO ABC, S.L. 2014

Los aficionados del Real Madrid recibirán información y opinión diaria del equipo, con datos confidenciales, previsiones de futuro y también un toque de humor blanco Más sobre «Tiro al blanco»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2016
L M X J V S D
« nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031