Otro partido sin Cristiano por culpa de Sánchez Arminio, el antimadridista

Otro partido sin Cristiano por culpa de Sánchez Arminio, el antimadridista

Publicado por el Sep 14, 2017

Compartir

El Real Madrid se juega el domingo en Anoeta una de las muchas finales de esta Liga, en un momento delicado, después de no poder contar con Cristiano en los partidos frente al Valencia y el Levante. Lo malo es que tampoco podrá contar con su mejor futbolista en San Sebastián, por culpa de un segmento arbitral nefasto, con decisiones indignantes y con un presidente, Sánchez Arminio, que es la mano derecha de Villar y que utiliza lo mismos tics que el vizcaíno para controlar a sus colegiados.

Nefasto fue el arbitraje de De Burgos Bengoetxea en el Camp Nou. Pudo costarle la Supercopa de España al Real Madrid, pues se inventó un penalti a Luis Suárez inexistente, anuló un golazo a Cristiano y después le expulsó por inventarse, el colegiado, una piscina, que solo De Burgos vio en su mente poco clara. Solo digo una cosa. ¿Cómo se puede ver una cosa que no existe? Solo desde la animadversión contra un jugador. Y Ronaldo, no nos engañemos, provoca animadversión en muchos colegiados, porque es el triunfador que ellos nunca podrán ser.

Sepan una cosa que siempre nos dicen a los que fuimos jugadores desde los juveniles: cuidado con el árbitro, es un futbolista frustrado, se hace colegiado para continuar ligado al fútbol de cerca, porque como jugador no llegará, y eso implica que envidia consciente o inconscientemente al futbolista. Es verdad.

El Real Madrid ha pagado con dureza la ausencia de Ronaldo, fusilado además por los comités con un castigo a todas luces exagerado, injusto, desproporcionado, aplicando un Reglamento tan antiguo y vetusto como Villar y Sánchez Arminio. La falta de su estrella le ha podido costar al Real Madrid cuatro puntos.

Pero en la cuenta negativa contra el Real Madrid hay más datos. Se añaden varias cosas más en perjuicio del conjunto blanco. Los árbitros no hacen más que ayudar al Barcelona y hacer daño al Real Madrid. Y no se habla de ello. Si todo eso sucediera al revés, sería polémica diaria.

Al Real Madrid le costó dos puntos el empate con el Levante y a Theo le hicieron un penalti de libro que todos los colegiados han reconocido en la prensa y que no se habla más de ello. Mientras, en el Camp Nou, el Barcelona encarriló la victoria sobre el Español con un gol en fuera de juego de Messi. Y no se dice nada. Solo se comenta. Si al Real Madrid le ayudan así, gana al Valencia y al Levante, porque es crucial marcar el primero. Al Barcelona le dieron ese enorme doble regalo,  un gol y el que abre el marcador, que es el más importante. Mucho.

La diferencia de trato arbitral con el Real Madrid y con el Barcelona es patente. Y el pensamiento de la parcialidad de Sánchez Arminio y su influencia sobre su segmento surge a rebufo. Es evidente que el voto del fútbol catalán elevó a Villar al poder en 1989 y se ha repetido ese apoyo cuando más lo ha necesitado, especialmente cuando Gerardo González Otero pujó por el puesto hace una década. Laporta obtuvo apoyos del fútbol catalán para Villar. Desde entonces es de bien nacidos ser agradecidos. El señor Sánchez Arminio ya fue pillado en una cumbre en Santander diciendo a quien había que que perjudicar (Al Real Madrid). Javier Tebas, presidente de la Liga, conoce el paño. Lo comentaba hace unos días cuando alguien le sacó el asunto. Y usted, señor Sánchez Arminio, nunca dimitió.

Villar y Sánchez Arminio nunca han querido mucho al Real Madrid, que se diga. Era, es, su alter ego. El club que les ponía en vergüenza. El club blanco ha pedido un cambio total de la Federación y del segmento arbitraldesde hace años. Ya se sabe lo que eso significa. Y hay tantos que quieren continuar en sus poltronas cobrando.

Vergonzosa fue la dimisión falsa y mentirosa que Sánchez Arminio presentó ante su amigo Juan Luis Larrea cuando Ángel María Villar fue encarcelado. El jefe de los árbitros puso a su cargo a disposición, porque era un hombre de Villar. Larrea le dijo que no admitía su dimisión. Y Sánchez Arminio sigue en su cargo. Porque nunca quiso dimitir.

Señor Sánchez Arminio: si uno dimite de verdad, se va y dimite, porque si usted se va de verdad, no vuelve a su cargo, ni vuelve a su oficina, ni va a cobrar su sueldazo. Verá usted cómo si uno dimite, no vuelve y se va de verdad. Y entonces se comprobará que ha dimitido, porque como no ejerce, como ya no trabaja en su sitio, ni manda, hay que nombrar a su sucesor. Eso usted nunca lo hizo. Usted nunca quiso dimitir, ni dimitió. Ahí quiere continuar, al lado de Larrea, hasta que la vaca ya no de más leche. La han secado ustedes. Y lo peor es que usted es parcial. ¿No le da vergüenza dirigir a los árbitros?

Compartir

ABC.es

Tiro al blanco © DIARIO ABC, S.L. 2017

Los aficionados del Real Madrid recibirán información y opinión diaria del equipo, con datos confidenciales, previsiones de futuro y también un toque de humor blanco Más sobre «Tiro al blanco»

Etiquetas
Calendario de entradas
noviembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930