UAV: la guerra no tripulada de España en Afganistán

UAV: la guerra no tripulada de España en Afganistán

Publicado por el jun 11, 2013

Compartir

Si la Guerra de Vietnam (1955-1975) encumbró al helicóptero como arma clave y la Guerra del Golfo (1990-1991) tuvo a los misiles guiados (Patriot vs. Scud) como gran evolución tecnológica desde el punto de vista militar, no hay duda de que la Guerra de Afganistán es la de los sistemas aéreos o aviones no tripulados: los UAV (Unmanned Aerial Vehicle)  o UAS (Unmanned Aerial System) en sus siglas inglesas.

En este terreno el contingente español desplegado ahora, Aspfor XXXIII -que lidera la Brigada de Infantería Ligera «Canarias» XVI- también está librando su propia guerra en Afganistán donde cuenta con tres sistemas distintos de UAV a disposición de las tropas en la provincia de Herat y Badghis -de la que el millar de militares se replegarán en noviembre-. Estos UAV que despliegan las tropas españolas son puramente armas de inteligencia, en ningún caso tiene capacidad de transportar armamento y, por tanto, bombardear posiciones enemigas.

Un operario estadounidense  maneja el ScanEagle que es utilizado por las tropas españolas en Qala i Nao / JAIME GARCÍA

Un operario estadounidense maneja el ScanEagle que es utilizado por las tropas españolas en Qala i Nao / JAIME GARCÍA

 

Estos tres sistemas son el ScanEagle, el Raven 11B y el Searcher MK-III J cuyas «prestaciones» y algunas curiosidades analizaremos a continuación tras haber comprobado sobre el terreno su funcionamiento durante el pasado mes de abril. Vaya por delante el comentario del comandante Argimiro Castro, del Regimiento de Artillería de Campaña Nº 63 y jefe de la unidad PASI en Herat durante el anterior contingente Aspfor XXXII: «Afganistán es la guerra de la inteligencia más que de la fuerza. Los UAVs han provocado una gran incertidumbre entre una insurgencia que ya no sabe cuándo ni dónde son observados».

He aquí los tres UAV desplegados por las tropas españolas en Afganistán:

1. SCANEAGLE, de la empresa Boeing Insitu (EE.UU.)

Las tropas españolas cuentan con una unidad de este modelo en la base «Ruy González de Clavijo» de Qala i Nao, en la provincia de Badghis. En diciembre de 2012 la empresa Insitu, perteneciente al gigante aeronáutico estadounidense Boeing, ofreció el servicio de este UAV que es manipulado en su despegue y aterrizaje por exmilitares estadounidenses. Es una capacidad ofrecida a España por la misión ISAF de la OTAN.

Originalmente ideado como UAV para buques pesqueros atuneros y posteriormente diseñado para la US Navy, este avión no tripulado tiene como singularidad su rampa de despegue y el modo en que aterriza: literalmente se engancha a un cable sobre el que choca una de sus alas.

Aterrizaje de un ScanEagle en la base de Qala i Nao / JAIME GARCÍA

Aterrizaje de un ScanEagle en la base de Qala i Nao / JAIME GARCÍA

 

Rampa de lanzamiento del ScanEagle / JAIME GARCÍA

Rampa de lanzamiento del ScanEagle y el Skyhook para su recuperación a la izquierda, con la bandera pirata ondeando / JAIME GARCÍA

 

18 kilos de peso, capacidad de 5 kilos de combustible, autonomía de hasta 20 horas, 3,11 metros de envergadura y 1,37 metros de longitud son algunas de sus características técnicas de un UAV cuyo objetivo es captar imágenes y proporcionar la inmediatez del análisis de las imágenes en el centro de operaciones de la base en contacto con la estación de control del ScanEagle. Su principal handicap es que solo puede ser utilizado cuando hay luz solar (configuración diurna). Insitu ya ha ideado otro de configuración nocturna (el NightEagle).

El ScanEagle se compone del UAV, el lanzador neumático, el «Skyhook» o dispositivo para su recuperación, un sistema de navegación GPS y la propia estación de control donde se encuentra, durante nuestra estancia en Qala i Nao, el brigada leonés Luis de Goya, del Mando de Artillería de Campaña.

Con un vuelo a unos 3.500-4.000 metros de altura, este UAV proporciona información fidedigna al instante al mando. Por ejemplo, es utilizado durante una operación Cívico-Militar en una escuela de la provincia como medio de observación y seguridad o durante el repliegue para ofrecer información al convoy español. En 30-45 minutos se despliega en la zona que se desee.

Cámara del ScanEagle / JAIME GARCÍA

Cámara del ScanEagle / JAIME GARCÍA

 

Desde el 1 de diciembre de 2012 el ScanEagle ha realizado más de 156 misiones con 750 horas de vuelo. El gran componente del UAV ScanEagle es su cámara instalada en el frontal del aparato. La cámara EO900 combina un telescopio electro-óptico de alta resolución con un zoom de 170x. Para ver vídeos captados por esta cámara recomiendo visitar su página web.

 

2. RAVEN 11B, de la empresa AeroVironment (EE.UU.)

El pasado 6 de abril el UAV Raven 11B alcanzó las 6.000 horas de vuelo en Afganistán a los «mandos» del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) del Ejército del Aire. El objetivo de este UAV de «corta distancia» es el de proporcionar vigilancia aérea de protección a la fuerza.

Por ejemplo, en el avance de un convoy si se detecta una zona peligrosa -detrás de una loma, por ejemplo- el operario del Raven lo lanza como si fuera un «avión de papel», es decir su lanzamiento es manual, pudiéndose cotejar las imágenes captadas al momento.

El UAV y los mandos de control e imágenes / JAIME GARCÍA

El UAV y los mandos de control y supervisión de imágenes / JAIME GARCÍA

 

El Raven 11B se desplegó en Afganistán en febrero de 2010 estando al servicio del EADA desde diciembre de 2009 cuando fueron adquiridos por el Ejército del Aire. Se encuentra ahora en Qala i Nao (Badghis). Manejo sencillo, su ligereza, su pequeño tamaño y su lanzamiento a mano son las grandes ventajas que ofrece este sistema aéreo no tripulado manejado por un operador de vuelo y otro operador de misión. El Raven tiene una envergadura de 1,4 metros, una longitud de 0,9 metros y pesa 1,9 kilos. Además tiene un perímetro de alcance de 10 kilómetros.

Dispone  en el morro de dos cámaras con visión frontal y lateral, panorámica, picado y zoom electrónicos. La autonomía es de hasta 110 minutos, alcanzando una altura de entre 30 y 305 metros. El método de recuperación consiste en un aterrizaje vertical por pérdida de sustentación, es decir, cae a plomo si producirse daños gracias a sus «airbags». He aquí información adicional y vídeos de la empresa AeroVironment que los fabrica.

Un militar español lanza un Raven en Qala i Nao / JAIME GARCÍA

Un militar español lanza un Raven en Qala i Nao / JAIME GARCÍA

 

3. SEARCHER MK-III J, de la empresa Israel Aerospace Industries (Israel)

Es el sistema no tripulado más veterano en Afganistán. El «Armadillo», como se le conoce, es el principal sistema aéreo no tripulado que emplean las tropas españolas. La unidad PASI (Plataforma Autónoma Sensorizada de Inteligencia) es la encargada de «pilotar» cinco aparatos Searcher MK-III J de fabricación israelí que tienen un radio de acción de unos 250 kilómetros y especializándose en misiones de vigilancia nocturna.

Compuesta por 26 militares la unidad PASI, establecida en la Base de Apoyo Avanzado de Herat, tiene ya 550 misiones desde su despliegue en 2008 cuando se dotó de la versión anterior del actual UAV, habiéndose alcanzado hace un año las 2.500 horas de vuelo.

El Searcher-III J, en su hangar de la Base de Herat / JAIME GARCÍA

Dos UAV Searcher-III J, en su hangar de la Base de Herat / JAIME GARCÍA

 

Características técnicas: el «Armadillo» mide 5,85 metro de largo y 8,55 de ancho, pesa como máximo 436 kilos y tiene una autonomías de 18 horas, alcanzando un rango de acción de 350 kilómetros y una altitud de 23.000 pies (7 kilómetros de altura). Está dotado de cuatro motores silenciosos. La clave de este UAV, según nos cuenta el comandante Argimiro Castro, es su sistema de visión nocturna FLIR y su sofisticadas lentes. Además permite también tener imágenes en tiempo real.

Entre las misiones se encuentran las de reconocimiento: búsqueda y localización de elementos hostiles, confirmación de información obtenida por otros medios, apoyar en la elaboración de la base de datos de objetivos o apoyo al planeamiento de las operaciones. En sus misiones de vigilancia se encarga controlas la seguridad de las fronteras, zonas pasivas o de difícil acceso y puntos o zonas de interés.

En el apoyo a las operaciones el «Armadillo» se ha especializado en adquisición de objetivos, apoyo a la valoración de daños, apoyo al mando y control, apoyo a la seguridad con acompañamiento en los movimientos de unidades, apoyo a la seguridad de las bases e instalaciones y vigilancia en apoyo de unidades desplegadas.

Un militar desde el «cerebro» de la Unidad PASI en Herat / JAIME GARCÍA

Un militar desde el «cerebro» de la Unidad PASI en Herat / JAIME GARCÍA

 

El UAV Searcher MK III J tiene las siguientes características que favorecen su empleo en operaciones: pequeñas dimensiones (dificulta su detección por la vista y radar), bajo nivel de ruido del motor y, sobre todo, la calidad y nitidez del sistema optrónico (capacidad de identificar objetos a gran distancia tanto de día como de noche).

¿Qué UAV debe ser utilizado según la ocasión?, se preguntará el lector. La comparación nos la ofrece uno de los miembros de la Unidad PASI que reciben su instrucción en la Escuela de UAS del Grupo de Escuelas de Matacán (Salamanca): «El Raven sería la pistola, el ScanEagle la ametralladora y el “Armadillo” el obús/cañón».

UAV Searcher MK-III-J, conocido como «Armadillo» / JAIME GARCÍA

UAV Searcher MK-III-J, conocido como «Armadillo» / JAIME GARCÍA

 

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Por Tierra, Mar y Aire © DIARIO ABC, S.L. 2013

ABC por Tierra, Mar y Aire pretende ser una ventana para la Defensa Nacional, ese bien intangible a veces tan maltratado y poco valorado por ciudadanos y políticos.Más sobre «Por Tierra, Mar y Aire»

Etiquetas
Facebook
Twitter