Premio ABC Sabino Fernández Campo: Suárez in memoriam

Premio ABC Sabino Fernández Campo: Suárez in memoriam

Publicado por el mar 25, 2014

Compartir

Nací en 1979 y he vivido los 34 años más prósperos de la Historia de España. En lo social, económico e institucional. Una España más justa, rica y cimentada. Aunque con los consabidos problemas territoriales, de modelo productivo, sistema educativo y corrupción.

Nací siendo Adolfo Suárez presidente y, obviamente, mis recuerdos políticos comienzan a fluir más allá de la Transición: con Felipe González. Lees, te documentas y descubres esa España genialmente inventada que, sin embargo, nunca fue debidamente explicada (olvidémonos de los libros de texto del BUP o la Universidad).

La generación de la Transición, enzarzada en las cuitas de siempre, tampoco es que haya difundido en exceso aquella conquista a través de la acción política legislativa. Ya saben… lo importante es lo de mi pueblo, que me hace diferente, antes de lo que nos une como españoles. Y así legislaron en lo educativo, también en la conciencia histórica.

 

Militares del Regimiento Inmemorial del Rey portan el féretro, con la bandera de España, de Adolfo Suárez / REUTERS

Militares del Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey Nº1 portan el féretro, con la bandera de España, de Adolfo Suárez / REUTERS

 

Leemos estos días más y más. Ahondamos en la personalidad de Adolfo Suárez, el abandonado por todos una vez iniciada la frágil obra. Más que el arquitecto de la Democracia española -como se explica estos días-, Suárez fue el «ferralla». Un luchador contra todos y todo para asentar esos necesarios y más importantes primeros cimientos… ¡y caramba! descubrimos ahora que aquel acero de refuerzo tenía consistencia.

En la Defensa -que es para lo que estamos en este blog-, sí que lidió junto al Rey con esa otra profunda reforma por venir, con la legalización del Partido Comunista y los asesinatos de ETA como mar de fondo. Y con el nefasto 23-F también. Suárez  fue incomprendido por parte de las Fuerzas Armadas, las mismas que hoy, como todos, aúpan su féretro. Un funeral de Estado unánime que quizás nunca volvamos a presenciar.

 

Adolfo se dirige a los golpistas / EFE

Adolfo se dirige a los golpistas / EFE

 

II PREMIOS ABC DE DEFENSA SABINO FERNÁNDEZ CAMPO

Mañana ABC celebra en Sevilla los II Premios de Defensa Sabino Fernández Campo, en honor al militar en el que Su Majestad el Rey confirió la responsabilidad de guiar su Casa como secretario general, primero, y jefe de la Casa de Su Majestad el Rey, después, nada menos que en trascendental periodo que abarca 1977 a 1993. Fue él quien respondió aquel «ni está, ni se les espera». Una frase para desbaratar el intento de Golpe de Estado. Una frase para la Historia de España.

El Premio Sabino Fernández Campo se otorga junto al BBVA para reconocer actuaciones destacadas por personas o unidades militares en el ejercicio de su deber o también actuaciones de personal civil o entidades jurídicas con aportaciones manifiestas que ensalcen y contribuyan a poner en valor el colectivo militar. Acudirá el ministro de Defensa, Pedro Morenés, junto a otras autoridades militares.

Abordaremos mañana en «Por Tierra, Mar y Aire» más sobre los galardonados: la Fuerza de Guerra Naval Especial de la Armada Española y el historiador Hugo O’Donnell y Duque de Estrada, miembro de la Real Academia de Historia y patrono del Museo Naval.

Un premio que este año, junto a Sabino Fernández Campo rendirá sin duda honor y memoria a Adolfo Suárez, el arquitecto que tuvo que hacer hasta de «ferralla»… también para los cimientos de las Fuerzas Armadas.

 

El Rey, a su derecha Adolfo Suárez, de pie, Sabino Fernández Campo, el día después del 23-F

El Rey, a su derecha Adolfo Suárez enciende un cigarro; de pie, Sabino Fernández Campo, el día después del 23-F

 

En Twitter: @villarejo

 

 

Compartir

ABC.es

Por Tierra, Mar y Aire © DIARIO ABC, S.L. 2014

ABC por Tierra, Mar y Aire pretende ser una ventana para la Defensa Nacional, ese bien intangible a veces tan maltratado y poco valorado por ciudadanos y políticos.Más sobre «Por Tierra, Mar y Aire»

Etiquetas
Facebook
Twitter