Militar en Afganistán… “nunca valore decisiones políticas”

Publicado por el abr 19, 2013

Compartir

La relación militar-periodista, periodista-militar no siempre es fácil. Y en una zona de operaciones como es Afganistán más aún (¿GUERRA?, ¿operación?, ¿misión?… cada matiz puede contar). La materia informativa es sensible (punto 1). En aras de la seguridad debe privarse al informador de muchos detalles (punto 2). Y más de un militar puede ver arruinada su carrera si mete la pata ante la cámara de televisión o periodista (punto 3). Estos tres puntos los suelen tener en cuenta los militares cuando se enfrentan al periodista que quiere saber… dice la teoría militar-informativa.

Justamente para tratar con los periodistas, tanto en suelo nacional como en las misiones en el exterior, las Fuerzas Armadas cuentan con oficiales de comunicación pública, encargados de lidiar y gestionar (y por qué no decirlo: ¡facilitar!) la curiosidad del entrevistador.

“En los últimos años la misión en Afganistán sufrió una política pasiva de comunicación, ahora es proactiva”, explica uno de los oficiales destacados en el país afgano, sintetizando de este modo el cambio comunicativo que se produjo con la llegada del presidente Mariano Rajoy y su ministro de Defensa, Pedro Morenés, en cuanto a misiones internacionales se trata. Hasta el Estado Mayor de la Defensa tiene una página web para ello. Ahora se informa, se pueden visitar con mayor facilidad las misiones y se puede preguntar… Entre otras cosas, por eso estamos en este mismo momento en Afganistán como empotrados.

Pero… ¿es esto positivo para los militares? En teoría sí. Es necesaria su transparencia y que la sociedad conozca qué hacen y en qué gastan el dinero de que disponen (máxime en tiempos como los de hoy). No obstante, poniéndonos en el pellejo del militar de turno, esta exposición ante los medios de comunicación puede entrañar riesgos “personales”, a veces mayores que los de la propia misión.

Trece consejos para que los militares salgan airosos con la prensa escrita / JAIME GARCÍA

Trece consejos para que los militares salgan airosos con la prensa escrita / JAIME GARCÍA

 

Con este motivo, en Afganistán a los militares recién llegados también se les advierte sobre el protocolo a seguir en caso de que sean entrevistados por uno de los periodistas empotrados con las tropas. Y en la primera reunión de toma de contacto se les entrega una “chuleta” (plastificada como las que pueden observar en las fotografías) con los consejos más notables a tener en cuenta, uno de los principales y más reconocidos: “Nunca valore decisiones políticas”.

Estos son los consejos para salir airoso del periodista de turno:

- “Los periodistas son profesionales que ejercen su derecho”.

- “Asesórese siempre que sea posible”.

- “Procure hablar de lo que hace, no de lo que no hace”.

- “No piense en el periodista, sino en los que van a leer lo que publique”.

- “Hable de lo que sabe y evite las especulaciones”.

- “Piense las respuestas: la rapidez no se refleja en la prensa escrita”.

- “Evite el uso de abreviaturas”.

- “No proporcione información clasificada”.

- “No dé información que pueda afectar a la seguridad de las operaciones”.

- “Si no puede dar información veraz es mejor que no conteste”.

- “No diga lo que no le gustaría ver publicado”.

- “No haga diferencia entre medios o se queje del tratamiento que recibe de los mismos”.

- “Nunca valore decisiones políticas”.

Además ofrecen otros consejos para “actuar” ante la cámara de televisión:

Trece consejos para que los militares en Afganistán traten con los periodistas /. JAIME GARCÍA

Diez consejos para que los militares en Afganistán traten con los periodistas / JAIME GARCÍA

 

Compartir

ABC.es

Por Tierra, Mar y Aire © DIARIO ABC, S.L. 2013

ABC por Tierra, Mar y Aire pretende ser una ventana para la Defensa Nacional, ese bien intangible a veces tan maltratado y poco valorado por ciudadanos y políticos.Más sobre «Por Tierra, Mar y Aire»

Etiquetas
Facebook
Twitter