Cazas españoles en la guerra híbrida de Putin

Cazas españoles en la guerra híbrida de Putin

Publicado por el feb 23, 2015

Compartir

Es un día cualquiera en la base de Ämari (Estonia), a 40 kilómetros de Tallin. Hoy no hace tanto frío y los -3°C se hacen muy llevaderos gracias al cegador sol y a pesar del intermitente viento. Hay nieve por todos lados y las banderas de los países de la OTAN que participan en la misión ondean con vigor, la de España entre ellas.

De repente, las sirenas de alerta saltan con estruendo: un avión que no cumple las normas básicas de tránsito aeronáutico se aproxima al espacio aéreo de Estonia. O no cumple su plan de vuelo establecido, o no responde a las señales de identificación o, bien, elude las comunicaciones de radio.

Los aviones de combate Eurofighter del Ejército del Aire español se disponen a despegar. Saldrán dos de los cuatro aparatos desplegados desde inicios del año. Se le conoce como el destacamento Ámbar y está formado por 114 militares. Hasta el 4 de mayo estarán en Estonia. Volverán por otros cuatro meses en 2016.

 

Banderas de los países de la OTAN involucrados en la Policía Aérea del Báltico /E. V.

Banderas de los países de la OTAN involucrados en la Policía Aérea del Báltico /E. V.

 

«Una vez que saltan las alarmas el objetivo es estar en el aire en diez minutos», nos explica el capitán Tomás Ramos, uno de los ocho pilotos de estos Eurofighter en Estonia, todos del Ala 11 del Ejército del Aire, con base en Morón de la Frontera (Sevilla). Con 30 años, se muestra orgulloso de formar parte del equipo de pilotos de esta primera misión de los Eurofighter españoles en el exterior.

Los hangares echan humo: armeros instalan los misiles de alcance medio aire-aire AIM-120 AMRAAM y corto aire-aire Iris-T, el cañón de 27 mm. de origen alemán está a punto y los contra incendios se sitúan en su posición. El despegue se realiza sin incidencias: la primera misión está cumplida.

Los cazas Eurofighter identificaron su primera aeronave rusa el pasado 19 de enero. El comandante Eladio Daniel Leal, jefe de los pilotos, explica los movimientos dados por los Eurofighter en ese tipo de maniobra: «Uno de los Eurofighter se acerca por detrás del avión y lo identifica, luego se sitúa en el lado izquierdo a la altura de la cabina, momento en el que trata de comunicar por radio con su comandante, si no se puede así se realizan unas señales internacionales luminosas. Si en ninguno de los casos responde a las indicaciones, se le escolta con los dos Eurofighter hasta que abandone el espacio aéreo de control».

 

Piloto español con otro Eurofighter al fondo /DAT ÁMBAR

Piloto español con otro Eurofighter al fondo /DAT ÁMBAR

 

Todo ello se realiza a una distancia de 300 metros, «con total tranquilidad y, hasta el momento, con cooperación de los pilotos rusos y en el espacio aéreo internacional», explica el comandante Leal. El mando aéreo de la OTAN en Uedem (Alemania) coordina la acción.

Aquel 19 de enero el avión identificado que no respondía a las señales era un Ilyushin 20, una aeronave de reconocimiento de la Fuerza Aérea Rusa de la época soviética. El teniente coronel Enrique Fernández Ambel, jefe del destacamento español en Estonia, nos informa de cómo desde esa primera operación real -la única hecha pública por la OTAN- los Eurofighter españoles han realizado «aproximadamente media docena» de identificaciones.

«Normalmente los aviones rusos operan camuflados como aviones comerciales y con propósitos de espionaje, reabastecimiento o transporte», explica. Por ahora no se han cruzado con ningún caza ruso tal y como le sucedió a un F-16 noruego cuando esquivó a un Mig-31 el 1 de diciembre.

 

Ilyushin 20 ruso

Ilyushin 20 ruso

 

La ruta que une San Petersburgo con el enclave de Kaliningrado es cada vez más frecuentada por la aviación militar rusa debido al número creciente de ejercicios militares que realiza el ejército ruso.

Precisamente esta misma semana el secretario de Defensa británico, Michael Fallon, ha alertado de que el Gobierno de Vladimir Putin estaría barajando desarrollar su concepto de «guerra híbrida» -aplicado con éxito en Crimea y la parte oriental de Ucrania- en los países del báltico donde también hay ciudadanos de origen ruso (Estonia, 24,8%; Letonia, 26,2%; y Lituania, 8%).

¿Pero qué es la «guerra híbrida»? Este concepto incluye una variedad de capacidades como la participación de fuerzas regulares, fuerzas regulares no identificadas como tal y con uniformes confusos, paramilitares, sistemas de armas avanzadas, blindados, ciberdefensa, guerrilla urbana (AK-47), misiles de defensa antiaérea, guerra de la comunicación (también en internet) o la guerra económica de las sanciones.

 

CRIMEA CIERRA SU ESPACIO AÉREO PARA LOS VUELOS COMERCIALES DESDE UCRANIA

 

Algo que hemos visto en el escenario de Ucrania, con derribo de avión de aerolínea incluido. Otra táctica sería camuflar como aviones comerciales aquellos que en realidad son militares, táctica empleada en los cielos del Báltico por la aviación rusa, que incluso se aproxima a espacios aéreos de países escandinavos o del mismo Reino Unido.

Por la guerra en Ucrania, la OTAN decidió reforzar esta misión de policía aérea en el Báltico, cuyo origen se remonta a 2004 cuando Estonia, Letonia y Lituania se adhirieron a la Alianza Atlántica aunque sin capacidad para defender sus cielos al no disponer de aviones de combate.

Si antes de la crisis ucraniana había cuatro aviones de combate de la OTAN en la zona, ahora hay desplegados dieciséis: junto a los cuatro Eurofighters españoles se encuentran en estos momentos cuatro Eurofighter italianos y cuatro Mig-29 polacos en Lituania, también cuatro F-16 belgas en Polonia.

 

Un Eurofighter español y un C-130 Hércules en la base estonia de Ämari/E. V.

Un Eurofighter español y un C-130 Hércules en la base estonia de Ämari/E. V.

 

«Estamos en una frontera sensible», aseguró el ministro de Defensa español, Pedro Morenés, durante su visita al contingente español en Ämari el pasado miércoles. «Estamos aquí para evitar problemas a Estonia y la OTAN y no generarlos a la Federación Rusa», apostilló.

Desde la OTAN, sumida ahora en una doble estrategia de seguridad entre el flanco este (Rusia) y el sur (yihadismo) aportaciones como la española en Estonia son muy valoradas. También por el Gobierno de este país para quien Rusia representa una amenaza real de guerra.

 

 

Compartir

ABC.es

Por Tierra, Mar y Aire © DIARIO ABC, S.L. 2015

ABC por Tierra, Mar y Aire pretende ser una ventana para la Defensa Nacional, ese bien intangible a veces tan maltratado y poco valorado por ciudadanos y políticos.Más sobre «Por Tierra, Mar y Aire»

Etiquetas
Facebook
Twitter